“Echaron pa’ trás” por los momentos nominación de nieta de Salvador Allende como alcaldesa

Foto: Archivo

Un segundo recuento de votos en 29 mesas despojó parcialmente de la alcaldía de la comuna de Ñuñoa, en Santiago, a la nieta del exmandatario socialista Salvador Allende, Maya Fernández, en una situación que en definitiva resolverá el Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel).

Por más de ocho horas, el Segundo Tribunal Electoral de Santiago volvió a contar los votos emitidos en 29 mesas en las elecciones del 28 de octubre, incluida una cuyos votos no habían sido considerados en el conteo final al existir diferencias entre el número de sufragios y las firmas registradas.

Según el nuevo recuento, realizado públicamente y transmitido en vivo por canales de televisión, el derechista Pedro Sabat -a cargo de la alcaldía los últimos 16 años- revirtió la estrecha votación y aventajó a Fernández por 13 votos.

La nieta del expresidente Allende, derrocado por la dictadura de Augusto Pinochet en 1973, había sido proclamada como alcaldesa de Ñuñoa un día después de la elección, al imponerse por 92 votos a Sabat. Un segundo recuento estrechó la diferencia a 20 sufragios.

El escaso margen motivó a Sabat y otros habitantes de la comuna a pedir un nuevo conteo en algunas mesas. Inicialmente el tribunal iba a contar 90 mesas y luego 58, para finalmente acceder a hacerlo sólo en 29 de ellas, tras desistir algunos de los reclamantes.

Una vez que finalizó el conteo, el juez a cargo del proceso, Manuel Valderrama, indicó que el tribunal emitirá el martes un pronunciamiento definitivo.

“Lo único que hicimos hoy fue ver reclamaciones. Ahora se procederá a reemplazar las actas y calificar la elección de alcalde, y eso se hará la próxima semana, el martes”, dijo el magistrado a periodistas.

“Una vez terminado todo ese proceso, se proclamará al candidato electo”, agregó.

No obstante, los candidatos anunciaron que recurrirán a una última instancia: el Tribunal Calificador de Elecciones, que deberá confirmar o no el fallo de este tribunal antes del 6 de diciembre.

Fernández, de 40 años, bióloga y médico veterinaria de profesión, representó al opositor Partido Socialista por la alcaldía de Ñuñoa, una comuna de clase media de Santiago y amplia bohemia en el oriente de Santiago.

Maya es hija del cubano Luis Fernández y de Beatriz Allende, ‘la Tati’, considerada la hija más política de Salvador Allende y quien estudió medicina como su padre y se convirtió en una de sus más cercanas colaboradoras. Tras el golpe de Estado y el suicidio de Salvador Allende -el mismo día del alzamiento militar-, Beatriz se exilió en Cuba, donde se suicidó también en 1976.

Maya volvió a Chile tras el retorno a la democracia, en 1990, y acá terminó sus estudios de biología y veterinaria. Antes de presentarse a alcaldesa, fue parte del concejo municipal de la comuna.

AFP