La icónica chaqueta negra de Chanel recibe honores en París

La clásica chaqueta negra de Chanel, rediseñada y fotografiada por Karl Lagerfeld en un centenar de celebridades como Yoko Ono, Kirsten Dunst, Kanye West y Uma Thurman, es la estrella de una exposición en el museo Grand Palais de París, en ocasión del mes de la fotografía.

La exhibición, que abre sus puertas el sábado, “no es un homenaje” a la chaquetita negra. “Detesto esa palabra, suena a algo fijo”, insistió el director creativo de la casa de moda creada por Coco Chanel (1883-1971), quien diseñó esa prenda en 1954, inspirada en el vestuario masculino.

Para Lagerfeld, la chaqueta en lana de tweed negra, entallada, con botones incrustrados con la “C” de Chanel, y que cae hasta un poco por debajo de la cintura, no envejece, sino que está cada vez más de moda.

“Es una prenda que cada uno puede reinventar a su manera”, dijo Lagerfeld a la AFP, que destacó que la chaquetita negra está confeccionada, de principio a fin, en los talles de Chanel, en Francia.

“Hay un ‘toque francés’ que es inconfundible”, dijo el modista alemán de 79 años. Con su cabello blanco recogido atrás, y vestido con una chaqueta negra del joven diseñador Alexander Wang, Lagerfeld hizo una defensa del sector del lujo en Francia, uno de los pocos que “está bien” y crea puestos de trabajo.

“Nadie habla de eso, sólo hablan de lo que va mal, es deprimente”, lamentó el creador.

Las fotografías, la mayoría en blanco y negro, presentadas en la exposición -que ha viajado ya por varios continentes, donde ha sido vista por cientos de miles de personas- figuran en el libro “The Little Black Jacket”, que incluye 113 retratos de actrices, modelos, cineastas, vistiendo la chaquetita negra.

Algunos, como el actor Tahar Ramin, la acompañan con jeans, y otras, como la presentadora de televisión Alexa Chung con brevísimos shorts, mientras que Sarah Jessica Parker se la tira por los hombros, en diva de la noche.

“Puede ser usada de tantas maneras distintas”, recalcó Lagerfeld, sobre la prenda que parece eterna.

El modisto alemán explicó que por eso escogió para acompañar el libro, y la exposición, unos versos del poeta argentino Roberto Juarroz (1925-1995), de su antología “Poesía Vertical”, que evocan vestimentas que “rejuvenecen” en vez de envejecer con los años.

Juarroz “es un poeta que adoro, yo no quería otras palabras, sólo las suyas, en el libro, y en la exposición”, subrayó Lagerfeld.

El diseñador enfatizó que la otra artífice de esta muestra dedicada a la icónica prenda es la ex directora de la edición francesa de Vogue, Carine Roitfeld, que fue la quien puso en escena todo el trabajo. “Sin ella no habría podido hacerlo”, dijo.

En las salas oscuras de un ala del Grand Palais, Yoko Ono danza en un corto vídeo, vistiendo la chaquetita negra. “Adoro a Yoko. Pensaba que era muy seria, pero es muy divertida”, exclamó el diseñador.

La exposición demuestra que la chaquetita forma parte de armario de actrices como Tilda Swinton y Anna Mouglalis, una de las musas de Chanel, y de los diseñadores Haider Ackerman, Alexander Wang y Olivier Theyskens.

Y también de los pequeños hijos de algunas celebridades, fotografiados por Lagerfeld luciendo la chaquetita.

La muestra, que debutó en Tokio, antes de viajar a varias ciudades, como Nueva York y Sidney, en Australia, cerró este pasado fin de semana en Londres, donde atrajo a 170.000 visitantes. Después de cerrar sus puertas en París, el 25 de noviembre, viajará a Berlín y después a Seúl.

Estas exhibiciones, que son gratis, “nutren la imagen de la marca”, dijo a la AFP Bruno Pavlovsky, el presidente del departamento de moda de la casa Chanel.

“Es importante que todos nuestros clientes” en el mundo “comprendan que Chanel es una historia que existe desde hace mucho tiempo, basada en la modernidad y en códigos muy fuertes creados por Mademoiselle Chanel y reinterpretados en permanencia por Karl Lagerfeld”, concluyó.

Por Ana María Echeverría

AFP