Subsidiarias de Chevron apelaron embargo de Argentina

Foto: Archivo

Dos subsidiarias de la petrolera estadounidense Chevron en Argentina apelaron hoy el embargo de activos por hasta 19.000 millones de dólares sobre sus bienes ordenado por un juez argentino el pasado miércoles en virtud de un pedido de la justicia ecuatoriana.

La petrolera, condenada en Ecuador por daños ambientales, alegó que no tiene activos en Argentina, ya que opera a través de sus subsidiarias, Chevron Argentina y Norberto Priú.

La petición presentada por las subsidiarias se “sustenta en que el embargo no procede por la existencia del ampliamente documentado fraude perpetrado por los demandantes, así como por la falta de jurisdicción y la aplicación errónea de la ley”, dijo a Efe el portavoz de Chevron para Latinoamérica, James Craig.

“Chevron Corporation, el único deudor según la sentencia, no tiene activos en Argentina. Todas las operaciones en Argentina son realizadas por subsidiarias que nada tienen que ver con la sentencia fraudulenta emitida en el Ecuador”, añadió el portavoz por correo electrónico.

Craig reiteró que la sentencia de la justicia ecuatoriana “es ilegítima, producto de fraude y soborno” y agregó que “el fallo obtenido en Ecuador no es ejecutable en ninguna corte que respete el estado de derecho”.

El juez argentino Adrián Elcuj Miranda, del fuero Civil de Buenos Aires, dictó el miércoles el embargo de todos los bienes de Chevron en Argentina a pedido de la Justicia ecuatoriana bajo la Convención Interamericana sobre Cumplimiento de Medidas Cautelares.

La meta de los demandantes, un grupo de indígenas y colonos de la Amazonía, es cobrar fuera de Ecuador los 19.000 millones de dólares, incluidos honorarios legales, que dos tribunales de ese país han ordenado a Chevron pagar por daños ambientales, dado que en el país andino los activos de la multinacional ascienden a tan sólo unos 200 millones de dólares.

La causa en Ecuador, que actualmente se encuentra en la Corte Nacional de Justicia de Quito, es por el daño ambiental supuestamente ocasionado entre 1964 y 1990 en la Amazonía por Texaco, que fue adquirida posteriormente por Chevron.

La empresa estadounidense es el cuarto mayor productor de petróleo de Argentina, con un bombeo de 35.000 barriles por día en 2011, así como seis millones de pies cúbicos de gas natural, según su página de internet.

Recientemente la petrolera estadounidense firmó un preacuerdo con la argentina YPF, controlada por el Estado argentino tras la expropiación del 51 % de las acciones a Repsol, para explorar en el área de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, en el suroeste de Argentina.

EFE