Diez escaleras que te matarán de vértigo (Fotos)

Para muchos, las escaleras son algo a evitar, a no ser que estemos decididos a perder algo de peso. Pero los amantes de la naturaleza y las vistas espectaculares están más que acostumbrados a subir peldaños y más peldaños para recrear la vista.
Esta lista de escaleras supone además un reto para todos aquellos con un poco de vértigo. Creadas aprovechando los recovecos de montañas y accidentes geográficos, y en ocasiones directamente en el propio terreno a recorrer, serán protagonistas de maldiciones y anécdotas por igual.

Con información de Cooking ideas
¿Y dónde van? Pues como decían en ‘Cazafantasmas’ van… ¡hacia arriba!

Los escalones de la cascada
Dónde están: El Bosque Negro, Wurzburg, Alemania
¿Dónde van? Casi salidas de un cuento de Hans Christian Andersen, tenebrosas y magníficas, estas escaleras se dirigen a una cascada y otorgan una vista que hace que sean fotografiadas por miles de turistas todos los años.

Peldaños del Cañón
Dónde están: Pailon del Diablo, Ecuador
¿Dónde van? Pensadas para descender hasta el fondo de una de las cascadas más famosas de Sudamérica, el camino, sumido en la niebla en muchas ocasiones, es sumamente resbaladizo y empinado durante varias decenas de metros, hasta un mirador donde se puede comprobar un efecto espectacular, acompañado de colibríes, gaviotas y otras aves locales.

El pozo de Chand Baori
Dónde están: India
¿Dónde van? El descenso de estos peldaños nos lleva hasta un enorme pozo, construido en el siglo X para paliar la falta de lluvias en la región y acumular agua para largas temporadas. La estructura tiene un total de 3.500 escalones y bajan hasta una profundidad de 30 metros. Que hay que subir después con el agua, claro.

 

Escaleras de las montañas de Elbe Sandstone
Dónde están: Dresde, Alemania
¿Dónde van? Unas escaleras talladas en la propia piedra de estas montañas. Datan del siglo 13 y han sido erosionadas por el viento y el agua, pero ahí siguen, siendo utilizadas a diario por las turistas. 487 escalones que, aunque no lo parezca, fueron restaurados y ampliados en el siglo XVIII para facilitar su tránsito.

El Peñón de Guatapé
Dónde están: Antioquia, Colombia
¿Dónde van? El peñón es un auténtico monolito de piedra de 220 metros de altura. Los escalones están construidos con cemento, directamente sobre la roca y aprovechando una curiosa hendidura que facilitaba situar la estructura. Unos 702 escalones son los que hay que recorrer para llegar a su cima.

La escalera Haiku
Dónde están: Oahu, Hawai
Material: metal
¿Dónde van? En la pequeña isla de Oahu existe este tremendo recorrido de 3.922 escalones, que suben, cruzan y bajan por una colina de 850 metros. Fueron creadas para facilitar la instalación de una antena en 1942. En principio de madera, se modernizaron en los 50, pero desde 1987 están cerradas al público.

El Camino Inca
Dónde están: Perú
¿Dónde van? Un antiguo camino comercial que unía Cuzco con la ciudad de Machu Pichu. Por la accidentada geografía de la zona, el camino inca obligaba a dar rodeos y vueltas para evolucionar entre montes y montañas. El resultado: kilómetros y kilómetros de escalones, en algunos casos de gran precariedad, como las famosas escaleras flotantes.

Escalera Vía Crucis
Dónde están: Bermeo, País Vasco, España
¿Dónde van? Esta interminable hilera de escaleras une con la costa el peñón donde se encuentra una pequeña iglesia datada en el siglo X y que parece ser de origen templario.
Para llegar a la ermita de San Juan de Gaztelugatxe hay que subir 231 peldaños y existen huecos en los escalones que son identificados como las huellas del propio San Juan, a los que se les otorga diferentes poderes curativos. Por ejemplo, hay que meter los pies en ellos como solución para los callos o se dejan sombreros, pañuelos o chapelas, para curar el dolor de cabeza.

Escalera de caracol en las montañas de Taihang
Dónde están: En la demarcación entre las provincias de Shanxi y Henan, en China
¿Dónde van? Esta escalera de caracol de casi 100 metros de altura se han instalado recientemente con la intención de atraer a miles de turistas al año a las bellas montañas de Taihang.
Antes de acometer la ascensión se pide a los visitantes que firmen formularios que aseguren que no tienen problemas del corazón o de pulmones; y que son menores de 60 años. Y es que un resbalón en una escalera metálica tan estrecha sin duda te puede llevar al cielo, como dice la canción de los Led Zeppelin.

Wayna Pichu
Dónde están: Machu Pichu, Perú
¿Dónde van? Unas escaleras talladas en la roca que coronan un ascenso de unos 360 metros desde el propio Machu Pichu. En algunos tramos, el ascenso se complica al pasar por tramos angostos y con escalones pequeños y erosionados. El tiempo calculado de ascenso está entre una hora y 90 minutos. Se dice pronto: ¡90 minutos subiendo escaleras! Tan solo se permite el ascenso a 400 turistas al día y se cierra el acceso a partir de la 1 de la tarde. Por si acaso.