En la Nasa apuestan que hay vida en Marte

Foto: NASA

Esta es la entrevista publicada en el diario español ABC que destaca que con más de 25 misiones a sus espaldas, el ingeniero espacial Jim Adams dice que está convencido de que el Planeta rojo debe ser el próximo destino de una misión tripulada. Mantiene la esperanza de que otro lugar fuera de la Tierra en el Sistema Solar albergue alguna forma de tesoro biológico.


Jim Adams, subdirector de Tecnología de la NASA (Foto José Ramón Ladra)

«La capacidad de explorar está escrita en nuestros genes y el destino del ser humano es ir más allá». Jim Adams, nombrado hace tan solo unos meses subdirector de Tecnología de la NASA después de cinco años como director adjunto de Ciencias Planetarias de la agencia, ha participado en más de 25 misiones espaciales y cree que lo mejor aún está por llegar. Enviar seres humanos a Marte es uno de sus principales objetivos, lo considera el «paso natural» después de pisar la Luna, pero sus ambiciones no se detienen en el Planeta rojo. El propósito último de estos viajes, según ha explicado en el III Congreso de Mentes Brillantes «El ser creativo» celebrado en Madrid, es contestar a algunas de las preguntas fundamentales sobre el origen y destino de nuestro planeta, y, cómo no, despejar la duda de si realmente estamos solos.

-Dígame hasta dónde podemos llegar.

-En la actualidad tenemos a seis personas que viven en el espacio, (en la estación espacial), pero están muy cerca, a 200 millas, ni siquiera en la Luna. Marte debe ser el siguiente paso, el paso natural -según la propia NASA en un futuro no muy lejano-, y una vez allí lo convertiremos en el punto de partida para llegar aún más lejos, quizás a las lunas de Saturno o a otros planetas más lejanos.

-Hemos enviado a Marte un nuevo rover espléndido, el Curiosity. ¿Qué podemos esperar de esa misión?

-Aprenderemos muchas cosas gracias al Curiosity. Ha aterrizado en un lugar en el que se pueden ver todas las capas de las rocas, que reflejan la historia del planeta, con evidencias de que ha habido agua en el pasado, y con arcilla, el lugar adecuado donde buscar si hay o ha habido vida. También analiza si existe metano en la atmósfera, algo que todavía no está probado pero que puede tener un origen biológico.

-Sin embargo, su primer intento ha dado negativo.

-Sí, el primer metano que encontró probablemente fue el que trajimos nosotros mismos de la Tierra, y los siguientes análisis no han dado ninguna prueba de que exista, pero hay que tener en cuenta que este gas va y viene con las estaciones, así que hay esperanza.

-¿Cree que finalmente encontraremos alguna señal clara de vida en Marte?

-Bueno, tengo una apuesta con mi exjefe, Jim Green, director de Ciencias Planetarias de la NASA, en la que nos jugamos una cena con entrecot. El está convencido, mucho, de que en estos momentos hay vida en Marte que produce ese metano. Yo también lo creo, pero he tomado el otro lado de la apuesta para poder hacerla y, la verdad, estaría encantado de perderla.

-Algunas de las futuras misiones de la NASA son impresionantes, como enviar un submarino a la luna Europa o aterrizar en un asteroide. ¿Las veremos?

-Lo haremos. Tenemos una misión, Osiris rex, en 2016, para ir a un asteroide, aterrizar en la superficie, coger un trozo y traerlo a casa. Ya lo hizo la sonda japonesa Hayabusa, pero nosotros queremos recoger muestras mucho más grandes. Todavía no tenemos una misión a Europa, pero es uno de nuestros sueños, porque si algún lugar en donde pueda haber vida fuera de la Tierra en el Sistema Solar es en esa luna de Júpiter.

-¿Por qué?

-Europa es un mundo de hielo, con un caparazón de un grosor de varios kilómetros. Dentro, hay dos o tres veces más agua que en la Tierra y sabemos que es líquida porque podemos medir su movimiento. Además, la luna está situada en un cinturón de radiación. Esta es tan intensa que si te quedas 48 horas en la superficie mueres, pero rompe el hielo y separa el hidrógeno del oxígeno.  Con los años, el oxígeno baja a través del hielo, así que no solo hay agua, sino que está oxigenada y además más templada. Se parece mucho a las condiciones bajo el hielo del Ártico, donde hay vida.

-¿En qué otros lugares buscaría vida?

-En la Tierra, incluso en algunos lugares del desierto, en las minas más profundas de Sudáfrica o en ríos con un altísimo grado de acidez, encuentras vida. Lo fundamental es que haya agua. No me sorprendería si encontráramos vida en mitad de las sombras de Mercurio, en la superficie de Venus e incluso en la luna de Saturno Titán

-¿Cómo imagina esa vida extraterrestre?

-Microscópica, y creo que funcionaría como la vida en la Tierra. La razón es que han encontrado aminoácidos en la cola de los cometas. Estoy de acuerdo con la teoría de la Panspermia, creo que que los ladrillos que fundamentan la vida en la Tierra llegaron del espacio.

-Desde hace semanas corren rumores de que la sonda Voyager puede estar ya al borde del Sistema Solar. ¿Es cierto?

- La Voyager lleva 35 años en el espacio y ha llegado a un punto donde las bajas presiones son como en el resto de la galaxia. Desde luego estamos en el borde de la presión del Sistema Solar.

-¿Qué le parece la participación de las empresas privadas en el espacio?

-Creo que es fantástica, cubrirán parte de nuestro trabajo y eso nos permitirá a nosotros avanzar más.

-Obama acaba de ser reelegido presidente. Con los fondos de la NASA algo menguados, ¿cómo ve el futuro de la exploración espacial?

-Hemos tenido recortes, sí, pero nos mantenemos. Yo creo que los EE.UU. necesitan a la NASA. Es parte de nuestra imagen cara al exterior, y el mundo no sería lo mismo sin la NASA.