Matthew Fox, el héroe de “Lost”, abraza su lado oscuro

Matthew Fox, el héroe de la serie “Lost”, abraza su lado oscuro dando vida al villano de “Alex Cross”, donde encarna a un hombre obsesionado con la idea de la muerte, papel que ha supuesto uno de sus mayores desafíos como actor, según dijo a Efe.

EFE/Antonio Martín Guirado

“Fue bastante duro”, admitió el intérprete de 46 años. “Si midieras el papel por su dificultad, estaría entre los más complicados de mi vida”, agregó Fox, cuya transformación física es uno de los grandes atractivos de la cinta, para la que perdió 15 kilos.

“Tenía muchas cosas que descifrar y preguntas que responder sobre el personaje. La transformación física es algo que nunca antes he hecho. Nunca perdí tanto peso en mi vida. Casi siempre he pesado lo mismo desde la universidad, pero cuando leí el guion tuve claro en mi mente su aspecto, así que debía tomar ese camino”, manifestó.

La película, dirigida por Rob Cohen (“The Fast and the Furious”), se estrenó el 19 de octubre en Estados Unidos, donde hasta el momento ha recaudado 23 millones de dólares.

El filme está protagonizado por el icono del humor afroamericano Tyler Perry, aquí en un marcado cambio de registro al encarnar al policía de homicidios Alex Cross.

Se trata de un thriller donde Cross, una de las creaciones más populares del exitoso novelista James Patterson, que anteriormente fue interpretado por Morgan Freeman en “Kiss the Girls” (1997) y “Along Came a Spider” (2001), se enfrenta a la peor amenaza de su trayectoria profesional, el tenebroso psicópata interpretado por Fox.

“Es alguien con una mente única, con ideas filosóficas que construyen su subconsciente y que demandan una gran energía. Es una persona que se quema intensamente por dentro, y la transformación física me ayudó a encontrar las respuestas que buscaba en el personaje”, declaró Fox, al señalar que dio con la “clave” poco antes de empezar el rodaje.

Esa oscuridad no es algo que el actor haya buscado de forma consciente como contraste al éxito de “Lost” y de otra serie como “Party of Five”, los títulos que le dieron la fama en primera instancia.

De hecho, entre sus proyectos futuros se encuentra “Emperor”, una “preciosa historia”, según Fox, desarrollada al término de la Segunda Guerra Mundial y en la que comparte créditos con Tommy Lee Jones, si bien en 2013 coincidirá con Brad Pitt en la apocalíptica “World War Z”.

“No creo que busque personajes retorcidos adrede. No me siento a leer guiones esperando a dar con lo que quiero hacer a continuación, simplemente me decanto por uno en concreto cuando me atrae. Me da igual si mi personaje es bueno o malo, lo importante es la historia”, explicó.

El asesino al que encarna Fox es conocido en la cinta como Picasso por su obsesión a la hora de retratar la muerte con dibujos cubistas.

Se trata de un villano que disfruta infligiendo dolor en sus víctimas y que considera que solo en esos momentos es cuando el ser humano es realmente libre.

Sin embargo, el guion no detalla sus intenciones ni explica su comportamiento, lo cual le convierte en un mercenario cuya presencia resulta “más amenazadora”, apuntó Fox.

“Decidí no buscar una historia para explicar sus motivaciones. Hay muchos actores y escuelas que creen que debemos hacerlo, pero yo no opino así necesariamente. Pasé mucho tiempo para descubrir cómo es el personaje ahora, en el presente, y qué quiere demostrar al mundo”, reflexionó el actor.

En su argumentación ofrece un pasaje cotidiano acerca de las falsas apariencias y asegura que en la vida, “pocas veces las cosas son lo que parecen”.

“Cuando caminas por la calle y reparas en alguien, si creemos tener algún indicio por su aspecto físico de cómo es su historia, estaremos casi siempre equivocados. Creo que los seres humanos somos increíblemente buenos a la hora de enmascarar nuestro pasado”, finalizó. EFE