Devaluación atenta contra el cupo viajero

Archivo

Viajeros guardan la maleta en tiempos de devaluación. El fantasma que saca más bolívares por cada dólar ronda Venezuela cada vez que se aproxima el fin de año, así lo informó la periodista Mariana Martínez Rodríguez de Elmundo.com.

Son las personas naturales quienes más sienten su efecto. En enero de 2010, luego de siete años con un cambio a Bs.2,15 por dólar, el Gobierno devaluó la moneda en 100% y estableció la paridad en Bs. 4,30 por dólar, pero conservando una tasa de Bs. 2,60 para bienes esenciales; entonces, las solicitudes para consumos en el exterior cayeron en el primer trimestre de 2010 en 84% respecto al mismo período de 2009.

Ya para el primer trimestre de 2011 los viajeros venezolanos habían asimilado el efecto y las solicitudes de divisas para viajes al extranjero volvieron a subir.

A esto se suma que Cadivi en 2009 recortó a la mitad la asignación del cupo para viajes, al bajarlo de $5.000 a $2.500, y antes había hecho un recorte en el renglón de compras electrónicas de $3.000 a $400 anuales.

Luego de todas esas medidas, la necesidad de devaluar siguió latente, y en 2010 el Ejecutivo lo hizo de nuevo, creando el Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), un mecanismo cuyo valor de cambio mínimo es de Bs. 5,30 por dólar y al que migró parte de las solicitudes que atendía Cadivi.

En 2011 se unificó el tipo de cambio a Bs. 4,30 por dólar para todos los bienes y servicios que requerían divisas, y más rubros migraron al Sitme.

Lea la información completa en Elmundo.com