¡Tranquilos! Los que comen chocolate, engordan menos

Foto: Archivo

Las personas que comen chocolate unas cuantas veces a la semana pesan menos que aquellas que lo hacen raramente, según asegura un estudio realizado en EE UU. Los investigadores subrayan que el trabajo, publicado en la revista Archives of Internal Medicine, no significa que añadir chocolate a la dieta ayude a adelgazar. Apunta más bien a los posibles efectos beneficiosos para la salud de los antioxidantes que contiene el cacao, tales como una bajada de la presión arterial, del colesterol y del peso.

ElPaís

“La gente ha asumido que el chocolate, como tiene calorías y es considerado un dulce, pues es, per se, malo”, ha señalado Beatrice Golomb, de la Universidad de California y responsable del estudio.

Golomb y sus colegas se han basado en los datos obtenidos en un estudio sobre colesterol para el que se analizaron los hábitos alimenticios de 1.000 adultos sanos, de entre 20 y 85 años. Los investigadores comprobaron que quienes comían chocolate con mayor frecuencia ingerían más calorías y grasas saturadas que aquellos que consumían menos, pero incluso así, los primeros tendían a reducir su índice de masa corporal. Esto era así hasta teniendo en cuenta otras variables como la edad, el género y el ejercicio. Los autores del trabajo encontraron diferencias de peso de 2,3 a 3,2 kilos entre aquellos que comieron chocolate cinco veces a la semana y los que no lo hicieron. Según Golomb, lo más importante es la frecuencia en el consumo y no tanto la cantidad.

Estudios anteriores han vinculado el chocolate -sobre todo el negro- con niveles más bajos de presión arterial y colesterol, y con una mayor sensibilidad a la insulina, atribuidos a los antioxidantes y otros compuestos químicos del cacao.

Eric Ding, nutricionista de la Escuela Médica de Harvard, pide cautela, ya que la muestra tomada para el estudio no es muy amplia y este no logra establecer una relación de causa-efecto. Y apunta que una explicación puede ser que “las personas que están adelgazando se recompensen a sí mismas con chocolate, más que sea el chocolate el que lleve a perder peso”. Sea como fuere, Ding indica que, si los antioxidantes del cacao son los responsables de la diferencia de peso, entonces es mejor tomar chocolate negro, más puro. Y recomienda que, cuando consumamos chocolate, lo hagamos “en lugar de algo, y no añadiendo más calorías a las que ingerimos diariamente”.

Los autores del trabajo también evitan establecer conclusiones. “El estudio no apoya la tesis de comer grandes cantidades de chocolate para perder peso”, dice Golomb, sino que “aquellos que consumen regularmente este producto quizás deberían dejar de sentirse culpables por hacerlo”.