Nitu Pérez Osuna: Distraídos

Así nos tiene el gobierno militar de Hugo Chávez. Mientras los factores democráticos hacen el mejor de sus esfuerzos para superar los resultados –nada confiables- del pasado 7 de Octubre y despertar optimismo en un electorado que sabe que las victorias obtenidas por Chávez y el chavismo son a punta de ventajismo, triquiñuelas, chantaje y amenazas. Si, así como lo leen.

El solo hecho de que el CNE permita que un militar activo como lo es Hugo Rafael Chávez, fuese candidato ¿no es la mas palpable y sustantiva violación y trampa que se nos ha hecho a los venezolanos en los pasados comicios?

El artículo 330 de la constitución venezolana dice textualmente lo siguiente: “Las o los integrantes de la Fuerza Armada Nacional en situación de actividad tienen derecho al sufragio de conformidad con la ley, sin que se les esté permitido optar a cargo de elección popular, ni participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político”.

Pues bien, con ocasión de la reforma de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional, según consta en la Gaceta Oficial número extraordinario 6.020 de fecha 21 de Marzo de 2011, el militar Chávez devino por vía de legislación ordinaria, en Oficial de la Fuerza Armada Nacional en situación de actividad, con el grado de Comandante en Jefe, que ostenta insignias de grado y estandarte a su condición. Esta es una de las tantas violaciones que en el mas reciente proceso electoral se ejecutó contra la constitución … una estafa permitida por el CNE que debió inhabilitarlo en su postulación a la reelección.

El resto de las tramposerías las conocemos de sobra, usted como yo amigo lector, sabe perfectamente que hace mucho tiempo que Venezuela dejó de ser un país democrático para convertirse en un régimen militar, en el cual Hugo Chávez detenta todo el poder incluyendo de manera muy especial eso que llaman el poder electoral, que no es otra cosa que un recinto donde se reúnen militantes del partido oficial, para arreglar unos resultados que siempre favorecerán al dictador.

Habrá quienes me digan: “bueno, pero hemos ganado diputados”…si claro, la oposición sacó el 52 por ciento de los votos y el oficialismo el 48 pero el chavismo tiene mas diputados. ¿Cómo se explica eso? Manipulación a la voluntad popular, así de sencillo.

También podrán decir que: “hemos ganado gobernaciones y alcaldías” …Las que ellos han permitido para cubrir su conducta con cierto manto de “democracia” y porque el despojo y la trampa sería tan burda, que ha sido preferible entregar algo. Pero… ¿les llegan los recursos? ¿les han o no secuestrado funciones?.

Pero volvamos al principio de esta columna. A Los venezolanos el oficialismo nos mantiene distraídos. Primero dándole carta blanca a la delincuencia con el objetivo de hacer que los ciudadanos, ocupemos la mayor parte de nuestro tiempo, viendo como nos defendemos de la delincuencia que se ha apoderado del país, que nos roba, secuestra y asesina en cualquier lugar y hora.

Segundo, haciendo que ocupemos parte de nuestro tiempo de mercado en mercado, abasto en abasto o de Mercal en Mercal a ver donde conseguimos los alimentos de primera necesidad. En la actualidad no encontramos la harina con la que preparamos la arepa que mitiga el hambre de tanto compatriota. Pero tampoco se consigue el aceite, la leche ni el azúcar, por nombrar sólo algunos de los productos de nuestra cesta básica.

Y ahora vamos a otra elección… ¿con las mismas condiciones?. Los dirigentes políticos hacen esfuerzos para que se corrijan las variadísimas distorsiones del proceso y en eso debemos acompañarles, “un solo palo no hace montaña” reza el dicho popular, así que es un trabajo de todos y en unidad.

Mientras tanto, el gobierno que tiene todo arreglado para el 16 de Diciembre, se prepara para reformar o enmendar la constitución y convertir país en la “República Socialista Bolivariana de Venezuela”. El comunismo claro y rampante con el secuestro total de la libertad y la justicia.

Protestar es la consigna… con o sin miedo. La constitución nos obliga a defender la democracia de cualquier régimen, legislación o autoridad que vaya contra ella.

 

[email protected]