Cuba niega entrada a víctimas que buscaban participar en los diálogos de paz Colombia-Farc

AFP

Las autoridades cubanas negaron la entrada de un grupo de madres de secuestrados y desaparecidos colombianos que querían acercarse a la mesa de paz entre el Gobierno y las FARC para indagar de primera mano sobre la ubicación de sus hijos.

Así lo denunció hoy a Efe por teléfono la exrehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Clara Rojas, quien actualmente dirige la Fundación País Libre, una de las organizaciones que se encargaban de los trámites del viaje.

“La idea era que algunas madres pudieran acompañar las mesas para preguntar directamente por la ubicación de sus hijos”, indicó Rojas, quien lamentó que en la última semana la “cruzada” se vio frustrada por la decisión de las autoridades migratorias cubanas de impedir la entrada del grupo.

Los registros de País Libre cifran en 22 las personas que permanecen en poder de las FARC, mientras que la Policía Nacional maneja una cifra de 17 cautivos; al tiempo que esa guerrilla se ha limitado en sus últimas apariciones públicas a señalar que desde febrero no ha vuelto a secuestrar.

Rojas dijo que la explicación del funcionario que les anunció la medida fue que “las partes resolvieron esa situación y le pidieron al Gobierno cubano que restringiera la entrada de este tipo de grupos al país”, una información que País Libre está “tratando de contrastar”.

“Respetamos la decisión de las autoridades cubanas, aunque nos sorprende”, agregó la abogada, secuestrada por las FARC en 2002 junto a la entonces candidata presidencial Íngrid Betancourt y liberada seis años más tarde.

La Habana es la sede permanente de las negociaciones de paz entre las FARC y el Gobierno colombiano desde su instalación en Oslo, el 18 de octubre pasado.

El pasado día 6 comenzó en la capital cubana una reunión técnica que se espera prosiga hoy para aclarar cuáles serán los mecanismos que canalicen la participación de la sociedad civil, dado que, según ha manifestado el Gobierno colombiano, los únicos que se sentarán a la mesa de diálogos serán sus delegados y los de las FARC.

“Nos preocupa porque no nos han hecho ninguna convocatoria todavía, sólo nos pidieron que esperáramos hasta el lunes y en eso estamos. Ojalá nos faciliten el instructivo para acceder a la plataforma tecnológica de participación civil”, afirmó Rojas.

El ministro del Interior, Fernando Carrillo, apuntó el martes que esta plataforma puede ser una página web.

Según lo previsto, las partes dejarán preparado el mecanismo entre hoy y el domingo, para dar inicio formal el próximo lunes a las negociaciones, que comenzarán con el primer punto de la agenda sobre el problema de tierras en Colombia.

Los Gobiernos de Cuba y Noruega ejercen como garantes del diálogo de paz colombiano, mientras que los de Chile y Venezuela tienen el papel de “acompañantes”.

Este proceso de paz, el tercero que aborda un Ejecutivo colombiano con las FARC, se cimenta en un documento firmado por las partes en agosto pasado y sobre el que debatieron durante seis meses para trazar una hoja de ruta, una agenda y unas reglas del juego. EFE