Djokovic estuvo en la inauguración de una cancha de tenis en una favela de Brasil

Foto: Reuters

El serbio Novak Djokovic, número uno del tenis mundial, acompañó el viernes la inauguración de una cancha pública en la favela de Rocinha, la mayor de Rio de Janeiro y reconquistada hace un año por la policía del control del narcotráfico, junto al ídolo brasileño Gustavo Kuerten.

“Esa cancha pública es muy importante, este tipo de centros deportivos traen un mensaje muy importante y positivo. Me siento feliz de poder colaborar con este proyecto y ayudar a varios niños que no tienen condiciones de practicar tenis”, dijo Djokovic, de 25 años, en una rueda de prensa.

Al llegar a la cancha de arcilla, ubicada en un lugar intrincado de esta enorme favela de casi 100.000 habitantes, Djokovic y Kuerten fueron recibidos con aplausos por una veintena de niños, uniformados con camisetas y shorts blancos, con quienes pelotearon algunas bolas.

La cancha de tenis de la Rocinha es la primera que se instala en una favela de Rio de Janeiro y el plan de la gobernación del estado es construir instalaciones similares en cada una de las barriadas reocupadas por la policía tras décadas de control del narcotráfico o las milicias.

El serbio, ganador del torneo anual de Masters ATP de Londres, llegó el viernes a Rio y tiene previsto jugar el sábado un partido de exhibición con el brasileño Guga, de 36 años, exnúmero uno y ganador de tres Roland Garros. El domingo disputará también una partida de fútbol con históricas figuras de la disciplina como Zico, Romario y Bebeto.

“Estoy feliz y agradecido. Tengo que decir que no creía que te enfrentaría algún día y mi deseo se hizo realidad. Tú (Kuerten) eres el favorito, fuiste número uno, ganaste tres Roland Garros”, dijo el serbio que recordó cuando con 17 años conoció por primera vez a Guga. “Me inspiraste mucho”, afirmó.

AFP