Xavier Sala-i-Martín: Elecciones Americanas: Gana Obama… abróchense el cinturón

SEIS MIL MILLONES de dólares más tarde, en Estados Unidos estamos como estábamos: el mismo presidente, el mismo congreso y el mismo senado. ¡Bravo!

Que el presidente (demócrata) y el congreso (republicano) sean de distintos partidos es especialmente preocupante porque el principal problema al que se enfrenta la economía norteamericana es el gigantesco déficit público de su gobierno. El problema fiscal de los Estados Unidos no se va a arreglar sin la cooperación entre la cámara de representantes y el presidente. Por imperativo constitucional, el congreso es el único organismo público que tiene derecho a pedir prestado y emitir deuda por lo que, sin su aprobación, el presidente no llegará a final de mes y no podrá pagar salarios. Por otro lado, el presidente tiene derecho de veto para la mayoría de proyectos que apruebe el congreso. Por lo tanto, congreso y presidente están condenados a entenderse.

La historia reciente demuestra que este entendimiento no será fácil. Los republicanos del congreso (dominados por el ala más fiscalmente conservadora del partido, el “tea party”) no han demostrado demasiadas ganas de negociar con el presidente y siempre ha querido imponer reducciones impositivas y, sobre todo, de gasto púbico. Y por su parte, Obama, no ha demostrado demasiada flexibilidad en sus posturas anti-austeridad (aumento del gasto) y a favor de aumentar los impuestos de los ricos.

La falta de acuerdos va a conllevar la reducción automática del gasto y la subida automática de los impuestos pactadas en el “Budget Control Act de 2011” para enero de 2013. El plan de austeridad automático (conocido coloquialmente con el nombre de “precipicio fiscal”) y que conllevará unos recortes de tamaño parecido a los que ha impuesto Rajoy en España (5% del PIB) está a la vuelta de la esquina. Vista las negativas consecuencias que la austeridad ha tenido sobre el PIB español, todo el mundo anticipa la recaída de la economía americana en una nueva recesión en 2013. Con el norte de Europa entrando también en crisis y China desacelerándose, una recesión en Estados Unidos puede arrastrar a todo el planeta. No es de extrañar que las bolsas de todo el mundo hayan recibido los resultados electorales norteamericanas con fuertes pérdidas.

Felicitamos a Obama por la victoria… y nos abrochamos el cinturón.

______________

 

http://salaimartin.com