Brian Fincheltub: las 10 estrategias de manipulación oficial

Lo primero que debo aclarar es que titulamos dándole créditos al chavismo que en realidad no se merece. Pues su ejercicio quizás no fue muy distinto al mío o al de miles de personas en el mundo que conocen las técnicas básicas de manipulación que ha resumido el autor norteamericano Noam Chomski: una sencilla búsqueda en internet. Pero en algo no los desmeritaremos, han sido muy buenos alumnos y cumplen con una precisión milimétrica la clasificación de Chomski. Un intelectual que acompañó los cambios del chavismo, pero que tras volverse crítico jamás volvió a ser citado por el líder de la revolución. También debo decir, que no pretendemos el presente artículo sea un análisis académico, sino una guía práctica frente a la manipulación que nos permita aprender la lección, para no seguir repitiendo los mismos errores. Así pues, nos dispondremos a enumerar cada estrategia, para que usted las analice, las compare con la realidad nacional y saque sus propias conclusiones:

1.- La estrategia de la distracción: Se trata de bombardear a la población con una medida tras otra, un anuncio tras otro con la intención de que perdamos la capacidad de reaccionar y en ocasiones hasta no seamos capaces de saber qué enfrentar primero. Esto es lo que se conoce como el popular “trapo rojo”, es decir, mientras el gobierno se ocupa verdaderamente de lo que le interesa, la mitad del país aplaude y la otra está distraída en una agenda artificial, montada con la sola intención  de desviar la atención del público de los verdaderos problemas. Así mientras en los llanos de nuestro país la gente indignada por la tragedia y la impunidad toma la justicia por sus propias manos y llega al punto de quemar presuntos delincuentes en un estadio, nosotros estamos ocupados discutiendo sobre una supuesta constituyente.

2.- Crear problemas y después ofrecer soluciones: Es sencillo, se crea el problema para que el pueblo reaccione demandando soluciones inmediatas, que muchas veces pasan por medidas radicales. No es casual que en Venezuela tengamos un déficit habitacional de más de 2 millones de viviendas, lo más asombroso es que el gobierno reconozca el problema solo 14 años después y para tratar de resolverlo sean las expropiaciones la principal medida a seguir. Esto ha pasado con muchos problemas que se han traducido en nuevas regulaciones que casualmente siempre terminan afectando a la oposición. Ojalá la inseguridad no forme parte de este grupo, de ser así, no hay el más mínimo interés por resolverla.

3. La estrategia de la gradualidad: Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Esto es muy utilizado por el gobierno nacional, sobre todo a partir de la reforma constitucional de 2007 cuando la gente rechazó un conjunto de propuestas y el gobierno dijo reconocer los resultados, pero a las horas salió el presidente de la república desmeritando la victoria de los opositores. No solo demostró no creer en la voluntad del pueblo, sino que desde el propio 2007 fue aplicando gradualmente cada medida, aun cuando la mayoría dijo que no.

4. La estrategia de diferir: El famoso “recule”, que muchas veces lleva a la oposición a celebrar, obviando que se trata de otra estrategia de manipulación para ganar tiempo y aplicar la medida en el futuro. Sobran ejemplos, pero el gobierno suele insistir sobre temas tratados cuando ve que hay cierta desmovilización de la población. Estoy seguro que si la gente no vota el 16D serán desempolvadas muchas medidas impopulares.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad: La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Nada lejano a la propaganda oficial, que muchas veces hasta ha echado mano a las animaciones para dirigirse a los venezolanos sobre grandes temas de interés nacional. Algunos narradores nos hablan como niños, vendiéndonos o imponiéndonos la versión oficial como la verdad única.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión: El rey de la manipulación de las emociones lo tenemos como presidente, canta, ríe, llora, reza, baila y regaña en cadena nacional. Cual gran actor cuya pantalla de televisión es su escenario y siempre tiene una puesta en escena dirigida a convencer a la mayor parte de televidentes. Para ello se hace con el control del medio emocional por excelencia: la televisión.

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad: La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores es la más pobre y mediocre, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y la elite política sea y permanezca imposible de alcanzar para las clases inferiores. Muchas veces los propios beneficiarios de las misiones educativas del gobierno son los primeros en lanzar sus críticas al sistema educativo, sin entender que todo forma parte de una estrategia para mantener al ciudadano bajo las sombras y dependiente. Ellos no creen en la educación como herramienta para la movilidad social, sino para el control ideológico.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad: Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto. Hacerle pensar a los pobres que por ser pobres merecen lo peor. Ejemplo, merecen padecer largas colas para disfrutar de derechos consagrados en la constitución.

9. Reforzar la autoculpabilidad: Consiste en hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Muy utilizado hoy con el caso de la inseguridad, la sociedad misma se ha hecho reproductora de esta estrategia del gobierno, cuando te roban tu eres corresponsable por “exhibicionista”. La víctima siempre es tildada de imprudente y el Estado totalmente indiferente.

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen: Ellos saben cómo actuamos, han estudiado al venezolano con sus grandes asesores y han perfeccionado los vicios del pasado que le dieron  resultados a los anteriores gobiernos para controlar al pueblo. Por tanto, llegan al punto de conocer a sus seguidores, mejor de lo que ellos mismos se conocen.

Saque usted sus propias conclusiones y no sea otra víctima de manipulación.

Brian Fincheltub.

[email protected]

@Brianfincheltub