Cameron afirma que se mostrará “duro” con el presupuesto europeo

Foto: Archivo

El primer ministro británico, David Cameron, indicó hoy que se mostrará “duro” en las negociaciones de esta semana sobre el presupuesto europeo, por considerar que “no es creíble” que escape a las medidas de austeridad.

En un discurso ante la Confederación de la industria británica (CBI, la patronal), Cameron argumentó que negociar “un presupuesto duro” le convierte en “un buen europeo” y se mostró convencido de que tiene a los ciudadanos de Europa “de su parte”.

El Primer Ministro, presionado por su partido para mostrarse intransigente e incluso ejercer su poder de veto, aseguró que los europeos le apoyan en la tesis de que “hay que dejar de quitarles el dinero a través del presupuesto, particularmente cuando hay tantas partes que no se gastan bien”.

El líder conservador subrayó que “no es creíble” aplicar recortes en casa -recordó que él ha recortado sueldos, subsidios sociales e incluso el presupuesto de la Policía en un 20 %- y después permitir que el presupuesto europeo “suba, suba y suba”.

“No me disculpo en absoluto por defender con firmeza al Reino Unido en Europa en algunas de nuestras prioridades”, dijo ante una audiencia de los principales empresarios del país, al tiempo que instó también a revisar los sueldos de los funcionarios.

Cameron asistirá el jueves y el viernes en Bruselas a las negociaciones sobre el presupuesto europeo 2014-20 con un claro mandato para abogar por su congelación, frente a los que piden un aumento al menos acorde con la inflación.

El jefe del Gobierno británico está bajo gran presión de los euroescépticos en su partido y hoy mismo el alcalde de Londres, el influyente Boris Johnson, le anima en un artículo a ejercer su poder de veto si no consigue la congelación de las finanzas europeas.

En su artículo, el alcalde llega a pedirle que se ponga “la peluca y el traje” de Margaret Thatcher y en Bruselas dé un golpe con el bolso sobre la mesa y diga que “no” en todos los idiomas.

Frente a esto, la comunidad británica de empresarios ha empezado a mostrar su preocupación por la posibilidad de que la insistencia del Reino Unido de cuestionar la pertenencia a la UE socave su poder de negociación.

En su discurso inaugural, el presidente de la CBI, Roger Carr, recordó hoy que la UE es el principal mercado de este país y advirtió de “los riesgos del aislamiento”.

“Al margen del atractivo popular que la opción de la retirada tenga, los empresarios y los políticos debemos mantener un puente firmemente establecido”, afirmó Carr, presidente de la eléctrica Centrica, propietaria de British Gas.

Hoy hablará también ante la CBI el líder del opositor Partido Laborista, Ed Miliband, quien argumentará, según se ha adelantado, que el Reino Unido debe mantener su lugar dentro de la Unión Europea pero abogar por reformas que mejoren su funcionamiento. EFE