Juan Fernández: Sombrío panorama petrolero venezolano

Se pronostican cambios estructurales en el mercado energético, referentes a cómo el petróleo y el gas se comportarán en los próximos 20 años. Es el tema de los precios, que tanto interesa a un país como Venezuela, que está endeudado y vive al día, pendiente de lo que entró hoy encaja.

En primer lugar, la Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que para 2017 los EEUU se convertirá en el principal productor de petróleo del mundo, con una producción estimada de 11 millones de barriles diarios,  sobrepasando al mayor productor actual, Arabia Saudita, y por supuesto superior a Rusia. Con esa producción, para 2030 será un exportador neto de petróleo. Además del aumento de la oferta en el mercado, la estructura de precios se vera modificada con la presencia de los norteamericanos como oferentes principales del mercado petrolero y energético mundial.

Por otro lado, según la AIE, la demanda de petróleo pasaría a ser de 99.7 millones de barriles en 2035 (por su parte, la OPEP estima seria de 107.3 millones de barriles por día). Considérese que para este año 2012 la demanda se estima en 89 millones de barriles por día. Este crecimiento de la demanda vendrá en un 60% por China y la India. Para éstos mercados, 90% del suministro vendría del Medio Oriente. Destacarán como suplidores de China y la India, Arabia Saudita con unos 10 millones de barriles por día e Iraq, que podría alcanzar los 8.3 millones de barriles de producción. (Es importante destacar la importancia de los EEUU ya hoy en día como suplidor de carbón y de  Rusia como proveedores de gas y petróleo hacia el mercado chino).

El estudio realizado por la AIE e informado por el Dr. Birol, jefe economista de la agencia, nos muestra el cambio estructural que tendrá la oferta de crudo. Se vive un cambio de paradigma en el mercado energético, por el uso de nuevas tecnologías para la producción no convencional de crudo y gas. Este esquema denominado shale gas y shale oil en inglés, en español tienen dos denominaciones: algunos le denominan petróleo y gas de esquisto, y otros petróleo y gas lutitas. Se basa en los avances en perforación horizontal, combinados con tecnologías de  estimulación. Son métodos económicamente rentables y con una relación costo/beneficio positiva.

También es importante destacar la producción de gas natural  en los EEUU, hoy prácticamente ya autosuficiente en ese producto cuyo uso generará un aumento en lo oferta de electricidad, lo cual liberará a EEUU gran disponibilidad de carbón para la exportación al mercado chino.

Todo esto debería ser tema de discusión nacional en Venezuela, por cuanto en ello nos va el nivel de vida. Hasta el momento el petróleo resulta en un descomunal fracaso para el Gobierno. Ya no somos considerados como un suplidor importante en el mercado petrolero, incluyendo China –esto sería tema para otro artículo. Las inmensas reservas de petróleo extra pesado de la Faja no tienen un plan de para su explotación factible. En el portafolio de socios de PDVSA en la Faja de Orinoco, la mayoría no tiene ni tecnologías, ni mercados, ni recursos económicos para producir volúmenes competitivos en nuestros mercados naturales. Ha mermado la capacidad de refinación que tenia PDVSA en el exterior, tanto en los EEUU como Europa; por lo tanto, serán otros los suplidores. En la región, países como Brasil, México e inclusive Colombia son de mayor interés para los inversionistas del negocio de energía que Venezuela.

Es materia urgente para el país retomar una política petrolera que nos vuelva a ubicar en el concierto económico mundial. La escases de critica a la mal llamada política petrolera de Chávez está permitiendo la ruina del país. Estamos viviendo a la sombra de unos precios que disimulan nuestra crítica situación. Es una ilusión perversa simplificar la realidad y consolarse diciendo que para la cesta venezolana en octubre el precio es de 100.41 dólares por barril. El futuro, casi inmediato, es tenebroso para una industria que vende y vende, pero sin atender a su crecimiento y desarrollo.

@jfernandeznupa