Colombia puede pedir a la Corte Internacional que revise el fallo

Colombia tiene la posibilidad de solicitar a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) una “interpretación” del fallo en el que los jueces han concedido una parte considerable del mar Caribe a Nicaragua, dijeron hoy a Efe fuentes jurídicas.

Las fuentes explicaron que, cuando un país está descontento con una decisión del máximo órgano judicial, existe la posibilidad de solicitar una “interpretación” del fallo, para lo cual debe haber una base jurídica que sustente esa petición.

En el caso de conflictos fronterizos, sin embargo, ese proceso resulta más “complicado”, según las mismas fuentes.

Mientras, el país que sí acepta el fallo, en este caso Nicaragua, también puede llevar el caso al Consejo de Seguridad de la ONU para que tome medidas pertinentes para el cumplimiento de la decisión de la Corte, que es inapelable y obligatorio, según las reglas del máximo órgano judicial de Naciones Unidas.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció ayer que su Gobierno no esta de acuerdo con el fallo de la CIJ por considerar que ha incurrido en “graves errores” al trazar una nueva delimitación marítima entre este país y Nicaragua.

La CIJ redefinió ayer la frontera en el mar Caribe entre los dos países, al conceder parcialmente a cada país algunas de sus reclamaciones.

Mientras que a Colombia le otorgó siete cayos en disputa pertenecientes al archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en el Caribe; a Nicaragua le otorgó más territorio marítimo en un área rica en pesca y recursos naturales.

Este tribunal “equivocadamente, en lugar de limitarse a trazar la línea en el área regulada por el tratado Esguerra-Bárcenas, resolvió extender dicha línea al norte y al sur del archipiélago”, indicó Santos en alusión al acuerdo firmado entre los dos países en 1928 y que desconoce Nicaragua por considerar que entonces el país centroamericano estaba ocupado militarmente por Estados Unidos.

El presidente colombiano insistió en ese sentido en que su Gobierno cree que la decisión “se salió del ámbito cobijado por el tratado”.

Agregó que la Corte contradice una doctrina histórica del derecho internacional, al establecer el límite hacia el oriente del archipiélago caribeño, por lo que “desconoció otros tratados de límites suscritos por Colombia”. EFE