Thaelman Urgelles: Sobre Monagas, la MUD exhibe sus limitaciones

La imposibilidad de promover un acuerdo de candidatura única en Monagas está mostrando las limitaciones y falencias de la MUD en cuando a dirección política del sector democrático. Se han asomado diversas fórmulas para dilucidar el diferendo, aceptadas por el candidato y gobernador “gato” Briceño pero rechazadas de plano por la candidata Soraya Hernández con el apoyo de unos pocos partidos de la MUD. El tiempo se agota y los dirigentes de la alianza nacional no han sido capaces de arbitrar un acuerdo o decidir una opción en tanto dirección política que son.

Este fin de semana ocurrieron algunos hechos que parecían presagiar una solución. La mayoría de los partidos de la MUD en ese estado se inclinó por apoyar al candidato Briceño, dado que el mismo presenta una importante ventaja en adhesión popular sobre la candidata Hernández y ellos desean por sobre todo ganar la gobernación. Pero este lunes la MUD nacional ratificó a Hernández, desoyendo a los dirigentes regionales que habían propuesto la otra opción. El argumento es el mismo esgrimido desde que el problema existe: “hay que respetar la voluntad expresada en las primarias”. No importa que exista una situación real y posterior al 12 de febrero pasado; y no importa tampoco que se pierda el promisor chance de ganarle al chavismo un estado con el que no se contaba el mismo 12-F.

Pregunto a la MUD: ¿por qué no se respetó la voluntad expresada en las primarias del Municipio Sucre de Miranda, o en las del mismo estado Miranda, o la decisión de la MUD de lanzar en el Zulia a la alcaldesa Eveling de Rosales? Ah, porque ocurrieron situaciones posteriores que ameritaron una revisión de aquel resultado, lo cual apoyamos aquí por su sentido justo y racional. Pues bien, el gobernador Briceño se salió del chavismo luego de las elecciones primarias y ofreció un apoyo valioso a Henrique Capriles, sin la objeción de ningún miembro de la MUD. Como goza del apoyo masivo de los monaguenses, aspira a su reelección y para ello necesita el apoyo unánime de los partidos opositores.

Briceño no está obligado a respetar el resultado de unas primarias en las que no compitió. Y en estos meses ha propuesto métodos para definir la candidatura unitaria: encuestas concertadas o nuevas primarias, los más expeditos. Pero la candidata Hernández, atrincherada principalmente con los partidos Copei y ABP, se niega rotundamente, alegando únicamente el “respeto a las primarias”. Por cierto que Copei lo hace de modo particularmente agresivo contra Briceño; un partido que en estos años ha dado espectáculos lamentables de desunión y tramposería interna, quién sabe con cuáles fines sabotea el encuentro de un acuerdo en Monagas.

No estuve en la reunión de la MUD hoy (como no lo estoy en ninguna, por no pertenecer a ese cuerpo). Pero estoy seguro que la mayoría de los partidos llegó ahí con la intención de apoyar al “gato” Briceño y resolver el problema. ¡Pero salieron con la decisión opuesta, hicieron lo contrario de lo que desean!

Tal hecho muestra que la MUD no parece estar capacitada para cumplir cabalmente las responsabilidades dirigentes que la ciudadanía ha puesto en sus manos. Me refiero a los millones de venezolanos que estamos en esta larga lucha con el único propósito de librar a Venezuela de una amenaza totalitaria a punto de perpetuarse; y comenzamos a sentirnos distintos de quienes están en la misma lucha pero mantienen una agenda particular y subalterna, que a veces pasa a ser prioritaria respecto de los grandes objetivos democráticos.

Igual llamo a votar con las dos manos el 16-D. Al día siguiente veremos quién tuvo la razón y quiénes fueron los responsables de una nueva entrega de espacios.

@TUrgelles