Oferta de alquileres de vivienda bajó 72% en dos años

La caída más pronunciada en la oferta de alquileres de viviendas en los últimos 12 años comenzó a partir de 2010 y se ha prolongado hasta la actualidad, cuando se registra un descenso de 72%. En los últimos 2 años, el número de ofertas publicado pasó de 71.742 a 19.907.

ICOLLE YAPUR/El Nacional

El comportamiento coincide con varios factores importantes: los decretos de expropiación de inmuebles comerciales en Caracas, la paralización de medidas judiciales sobre vivienda, la Ley contra Desalojos Arbitrarios, la renovación de la congelación de alquileres y, en noviembre de 2011, la aprobación de la Ley de Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda.

Rosalinda Bruzual, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana, recogió información de la última década a través de las ofertas de inmuebles en la Gran Caracas, publicadas en los principales diarios de circulación nacional. Observó que el número de ofertas anuales ha bajado significativamente, de alrededor de 74.000 en 2000 a 19.900 en 2012.

Sin embargo, los principales picos concuerdan con la implementación de políticas públicas que incidieron en el sector vivienda. La primera caída de 25% se produjo de 2002 a 2003, cuando se publicó una resolución que congeló los alquileres de viviendas, medida que se mantuvo hasta principios de este mes.

El segundo decrecimiento importante, de 51%, ocurrió en 2006, año en el que el entonces alcalde metropolitano, Juan Barreto, anunció la expropiación de varios edificios en Caracas con apartamentos en alquiler.

No obstante, en 2008 hubo un repunte en la oferta de viviendas para alquilar en la capital de 95%. Esto sucede en el mismo momento en que se inician las discusiones de la Ley de Arrendamiento, en la cual participan todos los sectores involucrados, entre inquilinos, propietarios y expertos del sector público y privado.

Bruzual explicó que la medida aumentó la confianza en el mercado, por lo que se observó un incremento importante de 40.584 viviendas en alquiler en 2007 a casi 80.000 registradas al año siguiente.

Aun así, en 2010 empezó una tendencia de decrecimiento para el sector. Ese año, los alquileres bajaron 7%. Bruzual atribuyó el descenso a las medidas de expropiación de inmuebles comerciales, como el Sambil de la Candelaria, y los estacionamientos, entre otras.

En 2011, la baja fue más fuerte: 58%. La cámara concluyó que el principal factor que propició la situación fue la aprobación de la Ley de Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda. Este año, la tendencia no varió: el mercado volvió a reducirse 34%. En 2012 se contaron 19.907 viviendas en alquiler, contra 30.369 el año anterior.

Oferta insuficiente

Bruzual opina que ni siquiera recuperando los niveles de hace 12 años se podrá atender el mercado actual, ya que hay que tomar en cuenta el incremento de la población.

“Lo que dice el estudio es que la oferta se redujo de 74.000 a 19.000 -en los últimos 12 años-, lo que implica un decrecimiento de más de 70%. Hay que considerar el crecimiento demográfico, es decir que el mercado tendría que ofrecer mucho más de 74.000”. En 2002 se alcanzó la oferta más alta, ya existían alrededor de 96.500 viviendas para arrendar.

Si el descenso se divide por el tipo de vivienda, el estudio señala que los apartamentos muestran la caída más significativa al registrar 82% de descenso; le siguen las casas con 70%, los anexos con 66%, y por último las habitaciones con 59%. Los anuncios de apartamentos por mes pasaron de 3.000 a 500 aproximadamente, de acuerdo con los cálculos de cámara.

En las ciudades dormitorios, la disponibilidad de unidades en alquiler se ha reducido aún más en los últimos dos años que en Caracas, con una cifra de 93%, mientras que en la capital el descenso es de 82% y en el litoral central es de 87%.

La cámara concluyó que la oferta de alquileres es sumamente sensible a las políticas y regulaciones del Gobierno, e insta al Ejecutivo a modificar la ley para ver crecer el mercado.

Modificaciones

El mercado de alquileres se mantuvo a la expectativa de la publicación del valor de reposición para los inmuebles, necesario para calcular el canon de arrendamiento. El monto se expresa en metro cuadrado y es establecido por el Ministerio de Vivienda y Hábitat.

Ana Marina Rodríguez, superintendente nacional de arrendamientos, dijo en una entrevista en Venezolana de Televisión, que el poder popular actuará como inspector para fijar los montos de los alquileres, una vez publicado el valor de reposición. Aclaró que este también servirá para definir el precio de venta de las viviendas ubicadas en los edificios que se destinan al arrendamiento.

Rosa Magali Varela, presidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana, expresó que la determinación del canon generará confianza en el sector. “Al  tener el valor de reposición lo lógico es que vayas a la Sunavi para fijar el canon”, puntualizó. Sin embargo, agregó que no se trata solo del cálculo. “La Superintendencia debe estar descentralizada, debe tener puntos en todas partes del país para poder consultar el canon, una cosa va ligada con la otra”, advirtió.

Rodríguez indicó que el valor de reposición se determinó a través de un proceso conjunto entre las autoridades y las organizaciones populares. Elizabeth Santos, vocera de la Red Metropolitana de Inquilinos, afirmó que en un año ha habido avances porque se entendió el tema del arrendamiento como un problema de Estado, porque antes la vivienda era considerada una mercancía y en este proceso de transformación es considerada como un derecho humano.

Sin embargo, Aquiles Martini Pietri, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, estuvo en desacuerdo. Opinó que se debe buscar un equilibrio entre las garantías de los propietarios y los de los inquilinos. Añadió que el sector privado estuvo excluido de las discusiones sobre el valor de reposición, lo cual disminuye la confianza en el sector.

Adicionalmente, reiteró la importancia de la descentralización. “Tenemos 9 fiscales atendiendo más de 12.000 casos”.