Alberto Franceschi: Nuestro pésame a la “nueva” política

Con pesar, aunque sea fingido,  informo a los partidarios de la estrategia de  ganarle con elecciones  a  la dictadura chavista,  que el señor Capriles el 7-O  ha enterrado en  buena o mala hora  esa prédica  y  práctica  de paciencia infinita para volver  probar,  cada 6 años,  si Chávez ya se había cansado de mandar.

Al  frustraarse  las últimas crédulas aspiraciones,  el 7-O  también están quedando arruinadas  las ilusiones  de  rasguñar,  aunque sea fallo, a nivel  de la  tercera y  cuarta línea del reparto del poder político,  con el que Chávez   se permitía  premiar consintiendo en dejar ganar  algunas cuotas, a  aquellos  que  se mostrasen  más dóciles  con  su  plan de gobierno eterno… bueno mientras él viva.

Pero  esta última concesión,  que se escenifica en ocasiones como la del próximo 16 de diciembre,  también está en revisión esta vez, no solo por el apetitito insaciable de la pandilla gobernante, que quiere TODO el pastel, sino por la probada docilidad y resignación cobardona que practica,  en su papel de  segundones  y  “recogiditos”  del régimen la legión de pendejos  de  la  “nueva”  elite  opositora,  idólatra de la NUEVA POLITICA, que por  joven, virgo, implorante, conciliadora  y  poética,  prefiere  entonar las cancioncitas  al progreso y  ensayar bailo-terapias innovadoras, que por supuesto no afrenten  al déspota y  que en lo adelante se propondrán  entonarlas casi  silenciosas,  para ni  siquiera   estorbar su paz espiritual,  mientras  se entrega  frenético  a  los ritos  de agradecimientos  ante los espíritus de la sabana, que le han deparado estas perdices de fácil cacería.

Esta participación electoral  en los términos quejumbrosos  y de disco rayado, que felizmente fenece  como siembra de ilusiones marchitas, ha  constituido  una  joya de la corona  del  colaboracionismo  con el régimen.

Nuestros “anti-políticos”  de  la  fuerza  virgo  e impoluta, nacidos por generación espontánea de las entrañas del  desinterés,  y que  solo por  “casualidad requerida”,  son de  progenie de alcurnia,  quieren,  una vez más, en los reductos  mediáticos que nos quedan,  apabullar con cuñitas  muy bien hechas,  muy rítmicas y sobre todo solemnemente frívolas,   ganar esa adhesión  esquiva del  pueblo anónimo, que sigue sin ver diferencias  entre  la pobre gestión prevaricadora  de los  esbirros  rojos  y   la marginal  y  arrinconada  de  los repartidores  de  chequecitos  como cuentadantes  del  régimen, –en  Gobernaciones  y  Alcaldías– para las menguadas mesnadas opositoras.

 

 

Una de las más poderosas matrices de opinión que están generando los candidatos  del  gobierno para  las Gobernaciones y después  para las Alcaldías, es que con ellos los recursos  si  fluirán, las obras  si  se emprenderán  y  apuntan a la más llamativa de todas: “las policías”, hasta ahora insuficientes,  inútiles  y desarmadas,  si funcionarán si son rojas,  para parar el hampa que nos devora.

Henos  aquí  entonces  entrampados en  este chiquero  de  ilusiones derrotadas,  donde nuestros administradores de las migajas del  régimen chavista,  que son nuestros últimos bastiones de participación en el poder descentralizado,  si es que puede llamarse poder a eso, nos piden una vez más acompañarles,  porque están dando sus últimos jadeos,  para tratar de conservar  sus chambas,  sin percatarse siquiera  que ya ni caso  quieren  hacerles  nuestros propios electores,  por la sencilla razón que la gente quería  opositores para oponerse  y no para entregarse y colaborar.

Porque una cosa es   intentar  ganar posiciones en la ruta de ida hacia la elección decisiva,  donde aspiraban desplazar y sacar de raíz al déspota y otra cosa muy distinta y contra mano, son unas elecciones en la ruta de regreso de la enorme decepción que causó  el mozalbete,  que  corrió tan rápido  para  su  guarida mirandina, como si fuese “su esquina” de boxeador apaleado,  que  ya la gente  no  distingue  si esto de querer  ser candidato no  era  solo  una  pose  propia destinada a la  “hoguera de vanidades”,  sino  quizá algo mas  preventivo  que idearon  sus muy holgados financistas de la cuerda floja, para quedar con la antorcha  de posicionados,  para  dentro de seis años, cuando se estima  que el  locoide  haya  expirado  o  esté  muy menguado de salud  o  hundido en su propio caos.

Escribí  antes del  7-O  que luego de esas elecciones  había que REPENSAR TODO, no por  el gusto de innovaciones precisamente,  sino por la necesidad  perentoria  de tener que sustituir esta perorata  de  nimiedades  y  palabrerío insípido del sifrinaje, que nos  han  traído hasta este punto muerto,  cuando lo que se imponía, desde años atrás era  reemprender el  camino abandonado de  definir  la oposición  en términos  de confrontación cívica  y de  logros  para direccionar  las masivas protestas cotidianas  y  no vernos, como ahora,  reducidos lastimosamente a  estos escenarios trampeados  de sempiterna  búsqueda  de cuotas  de poder clientelar,  que ahora vemos  se les brindaban  en  tributo a su buena conducta  en las justas electorales,  aceptando de antemano nuestra minusvalía ante “el árbitro” vendido que  impone Chávez.

Pero lo de REPENSAR TODO va en serio.  Transitoriamente, en estas nuevas elecciones,  un coletazo abstencionista  castigará  a los proponentes  irredentos de la participación  a cualquier precio.  Por nuestra parte y  aun  cumpliendo  con nuestro rito de no abandonar, ni siquiera en las peores  circunstancias  a nuestros propios  prósperos representantes,  llamamos a votar,  aunque estemos  conscientes  que esta manguangua se les acaba,  porque de aquí en  mas,  solo LA VIEJA POLITICA:  combativa,  irreverente,  intransigente y  de raíz histórica,  volverá por sus fueros, convocada  por la comprobación popular y masiva que el liderazgo come-flor sifrino ha fracasado irremediablemente.