¡Insólito! Mató y lo condenaron a ir a misa por 10 años

Un adolescente del Estado de Oklahoma, quien fue encontrado culpable de asesinato por conducir ebrio, fue sentenciado a 10 años de libertad condicional, incluyendo como requisito asistir a una iglesia regularmente.

Acceso365

Tyler Alred, quien ahora tiene 17 años, iba ingiriendo alcohol cuando estrelló su camioneta contra un árbol la madrugada del 3 de diciembre del 2011. El accidente mató a su acompañante John Lucas Dum, quien tenía 16 años.

Alred, estaba por debajo de la edad mínima legal para beber en los EE.UU. ya que la edad legal para consumir alcohol es de 21 años, pero técnicamente él no podía ser juzgado por homicidio doloso, ya que solo es aplicada esta ley cuando hay intención de matar. El joven reconoció que iba ebrio y se declaró culpable de la acusación de asesinato, pero sin intención de matar.

“Yo no quería hacer lo que hice”, dijo Alred ante la corte antes de ser sentenciado. “Quiero cambiar mi vida”, pidió el joven.

Los familiares no quieren ver a Alred tras las rejas. “No necesitamos ver dos vidas perdidas a causa de un error”, escribió Caitlin, hermana de la víctima, en un comunicado de prensa.

En lugar de condenar al adolescente a una pena de prisión, el juez Mike Norman dio una “pena alternativa”, la cual es permanecer fuera de la cárcel, pero Alred debe terminar la secundaria, finalizar un curso de soldador, regularmente se le harán pruebas de ingestión de drogas, alcohol y nicotina durante un año, asistir a charlas sobre las víctimas por accidente de tránsito e ir a una iglesia por 10 años.

Sin embargo, este último requisito “plantea problemas legales a causa de la separación de Iglesia y Estado”, dijo Randall Coyne, profesor de derecho en la Universidad de Oklahoma.

Pero tanto el abogado de la familia de Alred y la familia de la víctima, estuvieron de acuerdo con los términos de la sentencia.

“Mi cliente ahora va a la iglesia todos los domingos”, dijo el abogado de la defensa Donn Baker, ante el tribunal. “Esto no será un problema para él”.

El juez se ha enfrentado a la crítica y a la denuncia, pero explica que la obligación de ir a la iglesia es algo que ha hecho antes, sobre todo en casos de niños. Sin embargo, es la primera vez que el culpa de asesinato a un adolescente. Señala que él sabía que podría haber preguntas, pero no lo lamenta.

“Ambas familias están satisfechas con la decisión”, dijo Norman en una entrevista. “Hablé con el fiscal antes de la sentencia. Hice lo que sentí que había que hacer”.
El pastor Bruce Prescott, director ejecutivo de la Asociación Americana de Oklahoma por la Separación de la Iglesia y el Estado, dijo que estaba preocupado por las ramificaciones espirituales.

“Yo soy un ministro del Evangelio”, dijo Prescott. “Quiero que la gente vaya a las reuniones, pero no es justo que un juez sentencie a alguien a ir a la iglesia. ¿Qué hará que este joven cambie de opinión en los próximos años? ¿Se puede asistir a una mezquita o convertirse en ateo? La religión no es un instrumento del Estado, y desde luego no debe ser utilizado por el Estado como una herramienta para la rehabilitación”.