Alberto Franceschi: Cuando el anticomunismo ignaro ayuda a Chávez

No por conocidas muchas cosas son bien sabidas y ello ocurre frecuentemente con temas teóricos y políticos en Venezuela, donde abundan los charlatanes que dictan cátedra desde el gobierno y frente a ellos, en la llamada oposición, posan los contradictores “de derechas”, que muchos veces dan verguenza ajena, por la ignorancia que exhiben, amén de la esterilidad que pauta su lenguaje, destinado a jamás ser oído y menos aún comprendido.

Está de moda por ejemplo decir que lo de las COMUNAS de Chávez es el más vivo ejemplo de cómo se quiere imponer un PLAN COMUNISTA.

Si con tal anatema se busca desacreditar toda iniciativa de este gobierno, entonces está bien, lancémosle el guaratarazo, pero si se tiene la intención de realmente analizar y hacer comprender una propuesta gubernamental de gran capacidad manipuladora, destinada a cautivar millones de compatriotas de los estratos populares, entonces hay que detenerse a pensar el asunto y no despacharlo “tan facilito”, lanzándoles el insulto ideológico preconcebido para todas las patrañas político-institucionales del régimen post-castrista-rentista petrolero, que busca esclavizarnos.

Se ha querido identificar la COMUNA con los SOVIETS rusos e incluso con los C.D.R. cubanos y la estricta verdad, mis amigos, es que estas no son, ni unos ni otros, ni tampoco lo contrario.

LA COMUNA
 es apenas la última tramoya político-organizativa del chavismo, que quiere por la vía ya institucional, generar una ampliación de la base de la pirámide clientelar del Estado chavista en construcción, pretendiendo que sus adláteres tengan alguna capacidad importante de resolver problemas cotidianos de las barriadas, mientras atornillan lealtades que hagan creíble su maquinaria electoral fraudulenta.

No estamos ante LA COMUNNE de Paris de 1871, que generó la democracia directa insurreccional armada, de los obreros y masas pobres, y que Karl Marx la declaró como el más vivo ejemplo de la Dictadura Del Proletariado.

La utopía marxista vino, por la vía de los hechos de la instauración transitoria y explosiva de LA COMUNNE, a presentar ante todos los incrédulos el portentoso ejemplo de la “emancipación de los trabajadores por obra de ellos mismos” como rezada el lema de la Primera Internacional Comunista. Tres meses duró aquella experiencia ahogada en sangre por el ejército invasor de la Prusia germana, que vino en auxilio de los expropiados y de la clase política francesa representada por el Presidente Thiers en fuga.

Para reconstruir la economía capitalista de la ciudad y de toda Francia se apoyaron entre otros pilares en el Banco de Francia, la institución capitalista por excelencia que no había sido tocada por los comuneros insurrectos.

Las decenas de miles de masacrados para reimponer el ESTADO BURGUES republicano quedó de lección histórica, que atestigua que para imponerse revolucionaria o contrarrevolucionariamente, debe apelarse a la aniquilación política y casi totalmente física de la clase hegemónica contraria, comenzando por sus bases económico-sociales, es decir su sistema de propiedad y de intercambio, además de sus instituciones juridico-politicas y hasta religiosas etc.


El problema básico, insoluble, para que el chavismo asumiera un relevo social, es que son desclasados y lumpenes, apenas representando una elite pequeño burguesa arruinada de origen militarista, hermanados con oportunistas izquierdosos del viejo cliuentelismo politico, del anterior regimen.

La estafa de Chávez, que él siempre llamó REVOLUCIÓN y en los últimos años socialista, comparada con la COMUNNE, con la República Soviética y con la revolución cubana, constituye una caricatura de mal gusto, o una versión casi pornográfica de lo que constituyó la épica de los comuneros, los bolcheviques y hasta de los barbudos cubanos, con su régimen totalitario de comunismo-chulo-de-alguien-que- lo-sostenga, dependiente financieramente de quien mate el hambre cubana y llene de lujos a sus burócratas.

Porque ese fue papel que cumplió, por 30 años, la Unión soviética, los países de Europa del Este comunista y China, y que cumple, luego del interregno de los años 90 del llamado“período especial” de privaciones, desde hace 14 años, el malandraje rojo venezolano, que apenas multiplicó, es bueno recordarlo, las complicidades con la tiranía castrista de muchos países latinoamericanos, incluyendo el nuestro, que generaban algunas dádivas a los Castro, para usarlo de espantapájaros de regateos de negociación, de cada uno de nuestros países con los poderosos USA. El votar año tras año contra el bloqueo de USA a Cuba, por ejemplo, es parte del paisaje de la diplomacia latinoamericana desde hace 25 años.

Los Comités de Defensa de la Revolución castrista, que nombré, al igual que los sóviets, burocratizados por Stalin, son instituciones en ese caso cubano, de un Estado Comunista ruinoso y burocratico, desde su fundación misma en 1959.

La constitución de los C.D.R. castristas, en Septiembre de 1960, se corresponde con el proceso de pleito contra USA y de radicalización interna, que incluye expropiaciones masivas, liquidación política y económica de la burguesía cubana, reforma agraria colectivista y la constitución de un ejército y milicias que preparaban el estado exportador del modelo guerrillero y de su comunismo de pacotilla, que no era otra cosa que una masa de maniobra de la diplomacia de la naciente burocracia nacionalista cubana y de la ya añeja casta comunista soviética, durante La Guerra Fría.

Conociendo la absoluta incapacidad del liderazgo chavista, para hacer algo distinto a la chapucería de sus burócratas logreros y codiciosos, es bueno recordar que ellos han creído la estupidez que cambiándole nombre a las cosas se cambia radicalmente su naturaleza. Tomemos el ejemplo de los ministros que creen que cambiando la denominación de PRESOS por el de “Privados de Libertad” se lograría superar para los reos el infierno carcelario, agravado de forma espeluznante en estos años.

Los chavistas tienen 14 años cambiándoles de nombre a las mismas instancias de burocracia estatal rapaz, logrando solo aumentar las depredaciones y el cinismo a los mismos vicios de la picaresca partidista local.

Hace 2 años en diciembre de 2010 lanzaron, con los líderes más improvisados posibles y emanando de la Asamblea Nacional, su ahora muy famoso decreto espanto del ESTADO COMUNAL de Chávez, que actualmente si se supone será implantado y los defensores de las burocracias clientelares de estados y ciudades, responden alarmados contra las “groseras violaciones” a la sacrosanta constitución chavista del 99, que dejó las ahora amenazadas prerrogativas de la descentralización, para que las ejercieran aquellos que fuesen dóciles cuentadantes de su régimen de pacotilla.

El Estado Comunista amigos nace de una revolución proletaria victoriosa, que liquida el Estado Burgués y construye de forma violenta un Estado totalitario. La excepción a esta regla es la constitución de estados totalitarios burocráticos y militaristas, que sin ser productos de una revolución obrera, si lo fueron de una destrucción militar del estado anterior de tipo capitalista, tal como fue el caso de China, Cuba, Corea del Norte.

Además fue posible, desde hace décadas, una mezcla original de otros tipos de revolución con fenómenos de tipo integrista religioso, como Irán o de versiones nacionalistas a ultranza, que se dan en países que mantienen el capitalismo salvaje y lo combinan con una restricción masiva de las libertades, como fue el caso de Nicaragua y de varias satrapías africanas.

También es cierto que están en marcha los caminos de regreso del totalitarismo político, abonados por las crecientes libertades económicas, impuestas por el crecimiento capitalista acelerado como en el caso de China y el que sobrevendría en Cuba si hiciera efecto una mucho mayor apertura económica, que sigue postergándose por el pánico de la burocracia anquilosada a perder sus privilegios, en simbiosis con el totalitarismo policial de la isla.

Lo que NUNCA se dio y NO SE DARÁ es que la estafa política de una camarilla burocrática militar, electa, que se mantienen en el poder fraudulentamente gracias a los impresionantes recursos financieros dilapidados, y que tolera amplias libertades económicas y políticas porque NUNCA pudo liquidarlas pueda lograr, como subrepticiamente o con disimulos, implementar un estado comunista para de ñapa, imponer el añorado estado comunal , surgido desde elecciones de segundo y tercer grado desde las localidades del habitad geográfico de toda la población de cualquier tipo de origen y función.

¿Quieren una base democrática y popular del Estado?, entonces admitan las elecciones por sufragio universal, directo y secreto de cada Consejo Comunal y que se elija de forma directa también a la dirección de la comuna que ellos puedan constituir y que por supuesto cualquier otra instancia de dirección de la vida económica, jurídica, educativa etc, de la comuna sea igualmente electa por todos los ciudadanos y se prohíba taxativamente su manipulación partidista.

En ese caso y aunque no se diera este marco ideal es obligatorio disputarle a los chavistas cualquier espacio para defender los intereses de los pobladores y hacer buena la letra de cualquier derecho para impedir así que la comuna se convierta en un engranaje de totalitarismos clientelares del partido de gobierno.

Si las COMUNAS traen algún beneficio en los sectores populares y una vez mas eso es atacado como “comunista”, pueden dar por seguro que a la gente le terminará gustando el comunismo, porque no les ayudamos a cultivar la natural repulsión al totalitarismo, que seguirá siendo nuestro mas fuerte bastión de cultura democrática para impedirlo.

Hay que meterse de cabeza en las comunas. Es un deber de quienes quieran disputarle el poder al chavismo por cualquier vía, ahora y en el futuro.