Carlos Julio Peñaloza: Se destapa escándalo que toca a La Colina

El general Peñaloza fue testigo de excepción de la entrega arbitraria a Bell South de frecuencias radio eléctricas que estaban destinadas a la defensa nacional y prestó atención a la desaparición de 107 millones de dólares pertenecientes a la nación mientras los involucrados le echaban tierra al caso.

Los aficionados a la política y por supuesto los profesionales de ella, saben que el Grupo La Colina es una organización de fachada integrada por seguidores de Teodoro Petkoff luego de su expulsión del PCV. En este grupo se concentran profesionales de valía que tuvieron gran relevancia en el segundo gobierno de Caldera y -eso si no es tan conocido-, en el segundo de Carlos Andrés Perez.
Para 1970 este grupo de estudiantes existía bajo diferentes denominaciones en varias universidades. En la USB constituyeron junto con alumnos de otras tendencias políticas el movimiento Fórmate y Lucha (FYL) que dirigía Roberto Smith. Entre los dirigentes estaban Fernando Martínez Mottola y William Nazareth. FYL tenía contactos con los masistas de la UCV que lideraba Juan Mijares. Ese dirigente se convirtió en el líder de facto del grupo a nivel universitario. Petkoff nunca ha reconocido públicamente la paternidad del grupo, ni ha respondido a las versiones que lo señalan como su ductor. Los estatutos y objetivos de esta organización semi clandestina son un misterio.

Luego de graduarse como ingeniero electricista Mijares va a trabajar al MTC como responsable -Nada menos!- de la asignación y control del uso de frecuencias radioeléctricas. Allí agrupa a varios de sus compañeros de La Colina. Eran los años 80. Crecía el uso de las comunicaciones móviles digitales. El empleo masivo de los celulares creo una gran demanda por la banda UHF de 800 megahertz para establecer enlaces troncales de alta capacidad. El problema era que esa valiosa banda estaba asignada a los militares. La misión de resolver esa complicación le fue encomendada a Mijares.

En 1983 era yo el coronel comandante del Regimiento de Comunicaciones José Tadeo Monagas del Ejercito acantonado en Caracas. Esa unidad estaba dotada de equipos multicanal que funcionaban en esa gama de frecuencias. Ese año el MTC planteó por primera vez al MD el requerimiento para que las FAN cedieran esas frecuencias para uso civil. Al pedírseme opinión informé a mi comando que si entregábamos esas frecuencias el Sistema de Comunicaciones para la Defensa Nacional (SICODENA) se vería seriamente afectado y el Regimiento de Comunicaciones quedaría imposibilitado para cumplir su misión.

En ese informe planteé que para entregar esas frecuencias a la CANTV debía exigirse la asignación de una nueva banda para las comunicaciones militares de microondas móviles. También opiné que parte del dinero que se recibiría por concepto del traspaso de frecuencias a empresas privadas fuera destinado a reemplazar los equipos que quedarían inservibles al entregar esas frecuencias. En julio de ese año fui enviado a hacer el curso del IAEDEN y me desligué del asunto.

En 1989 luego de asumir el poder Carlos Andrés Perez el tema de las frecuencia volvió a tomar relevancia al iniciarse en el MTC un proceso de “Apertura y privatización de las telecomunicaciones” uno de cuyos promotores era Juan Mijares quien estaba encargado del proyecto de Servicios Conexos y de Valor Agregado abocado al proceso de adjudicación de la Banda A de telefonía celular. Esa era la banda militar.

Al recibir su segundo mandato en 1989 CAP nombró como ministro del Transporte y Comunicaciones al ingeniero nuclear Gustavo Rada proveniente del IVIC. Rada fue reemplazado en octubre del 90 por el ingeniero Roberto Smith un tecnócrata proveniente de FYL. Al encargarse del ministerio Roberto Smith designó a dos grandes amigos en cargos claves para el proceso de privatización de las telecomunicaciones. Primero logro que CAP designara presidente de CANTV a Fernández Mottola au compañero en el FYL. Luego a finales de 1991 nombró a Juan Mijares presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL). Previamente CAP había creado a CONATEL, por recomendación de Smith, como un servicio autónomo adscrito al MTC. Este ente estaba encargado de supervisar y regular el desarrollo del sector telecomunicaciones incluyendo la asignación de frecuencias. En esa época era vox populi que la principal tarea de CONATEL era facilitar la privatización de CANTV y el impulso al desarrollo de las comunicaciones celulares y digitales. Para este último objetivo se requerían las frecuencias destinadas a la defensa nacional.

Para entonces me desempeñaba como Comandante General del Ejército y a mi despacho no llegó no hubo ningún requerimiento del MTC por las frecuencias en disputa. En junio de 1991 pasé a retiro. Posteriormente me enteré que Smith habia firmado el 31 de mayo de 1991, antes de irme de baja, el contrato de concesión a Bell South sin notificar ni solicitar opinión a la institución armada. Olímpicamente decidieron esperar que me fuera de baja para hacer pública esa decisión írrita. Tengo entendido que el ministro de la Defensa VA Héctor Jurado Toro tampoco fue notificado. En todo caso de haber recibir esa información estaba obligado a informar a los usuarios de esas frecuencias antes de aceptar su entrega.

El 1º de agosto de 1991, dos meses despues de mi retiro fue cuando el MTC ofició al Ministerio de la Defensa exigiendo la entrega de la banda de frecuencias de 800 Mhz aduciendo que la Republica las había concedido a Bell South. Este argumento es falso porque esas frecuencias se habían adjudicado formalmente al Ministerio de la Defensa en 1974 y oficialmente esta situación no había cambiado. El ministro Ochoa Antich ante el hecho formó un comité a cargo del general Oswaldo Suju Raffo para analizar la solicitud del MTC. Este equipo hizo recomendaciones similares a las que yo habia presentado en el 83. En base a esta opinión Ochoa respondió por escrito a Smith indicando que para reintegrar esas frecuencias las FAN debían recibir otras adecuadas a cambio y los equipos afectados debían ser reemplazados sin costo. Esta solicitud fue ignorada por el MTC porque Smith ya habia asignado sin autorización las frecuencias militares a la empresa Bellsouth a cambio de $107 millones. Entretanto Fernández Mottola al ser designado ministro de Transporte y Comunicaciones procedió a la privatización de la CANTV.

Posteriormente se presentaron varias denuncias señalando que aunque BELLSOUTH manifestaba haber pagado por las frecuencias militares recibidas, los fondos no habían sido depositados en el Tesoro Nacional. Esta querella creó un gran escándalo en el cual fue acusado el presidente Perez y varios altos funcionarios y miembros del Grupo La Colina. Esta estafa a la nación no fue debidamente investigada y se le echó tierra haciéndola olvidar.

Al llegar Chavez al poder en 1999 nombró presidente de CONATEL a Diosdado Cabello en el momento en que se reiniciaba la investigación de la estafa de las frecuencias. En forma sorpresiva, en una de sus primeras acciones Cabello firmó un documento dictaminando que en las frecuencias concedidas a Bell South no eran utilizadas por el Ministerio de la Defensa, lo cual era evidentemente falso. Es extraño que un oficial de comunicaciones no estuviese enterado de simples detalles operativos como este. El documento de Diosdado de hecho exoneró ilegalmente a todos los involucrados en este proceso, pero el dinero pagado por Bellsouth sigue desaparecido.

Desde que recibió el cargo de Fiscal Isaías Rodríguez basado en la decision de Cabello trató de suspender el proceso. Al efecto alegó falta de causas que justificaran la acción de la justicia con la intención de poner el juicio en la congeladora. Qué motivó a Isaías y a Diosdado a tratar de eximir a La Colina de su responsabilidad? Como se logra infiltrar La Colina mas adelante en la Coordinadora Democrática y luego en La MUD? Porque La Colina ha sido tan sumisa y obediente a las decisiones del CNE? Donde están los reales? Quien los cobró? Esos temas misteriosos serán tratados en mi próximo articulo. Los lectores que tengan información sobre este asunto pueden enviarla a [email protected].