¿Por qué nos enamoramos siempre de quien no debemos?

Todas las señales apuntan a una tormenta. Un evasivo “ya te llamaré” como despedida, esperar durante días a que te escriba, al menos un SMS. Nada. Y luego, cuando ya casi hemos perdido la esperanza, vuelve a dar señales de vida.

Enfemenino.com

Normalmente ya de noche y con un contenido parecido a éste: “¿Te apetece venir a mi casa?”. El corazón te va a 100 por hora, tus alarmas internas no paran de sonar, te sale una sonrisa tonta en la cara de la alegría, todas estas sensaciones, y más, se entremezclan. Te ha escrito. Quizás sí que le gustes. De hecho seguro, si no fuese así, se podría haber ahorrado el SMS. Pero, ¿sólo querrá llevarte a la cama? ¿Deberías ir? ¿Por qué no ha dado señales mucho antes?

Las mujeres parecen no ser muy buenas interpretando las señales, al menos en lo que a hombres se refiere. ¿Cómo sino se explica que tantas solteras se enamoren una y otra vez de quien no deben? El Dr. Ragnar Beer, psicólogo de la Universidad de Göttingen, declara que “no se puede generalizar y decir que todas las mujeres se enamoran de quien no deben. ¡Ni de lejos les pasa eso a todas! Las demás, en vez de preguntarse por qué siempre se enamoran de hombres inadecuados, deberían plantearse qué es lo que hace que no fuesen los adecuados”.

Si estás buscando una pareja estable, el típico hombre que siempre tiene ganas de fiesta puede que no sea tu mejor opción. Como aprendimos en la película ¿Qué les pasa a los hombres?, no deberíamos hacernos esperanzas cuando un hombre no da señales de vida durante semanas y, cuando lo hace, es sólo para una cena íntima en su casa y por SMS. Pero, desgraciadamente, este conocimiento no sirve de mucho cuando has encontrado a un supuesto hombre perfecto. Y estás convencida – aunque casi no llame o todo indique que no quiere compartir su vida con nadie por el momento – de que es el hombre de tu vida.

“De quién nos enamoramos, no es una decisión que se tome conscientemente“, dice Ragnar Beer. Los responsables del enamoramiento son algunos procesos que se ejecutan en el cerebro y que se suelen denominar “química”. Esto plantea la pregunta de por qué deja nuestro cerebro que nos enamoremos de hombres que no nos hacen ningún bien.