Se inyectó aceite de oliva para agrandarse el pene

Foto: Archivo

Inyectarse aceite de oliva, o incluso parafina, silicona o cera de abeja para aumentar el tamaño del pene es una práctica en Tailandia que no resulta desconocida para el personal sanitario del gran Hospital de Bangkok, que en muchas ocasiones han tenido que tratar a varios hombres afectados por las graves consecuencias que conlleva esta acción. De hecho, uno de los hospitales con mayor afluencia de pacientes de Bangkok ha llegado a informar de que cerca de 40 pacientes al mes han recibido tratamiento para paliar los graves efectos secundarios relacionado con el hecho de inyectarse sustancias en los genitales para agrandar el pene. que.es

El último caso, dado a conocer por AFP, ha tenido como resultado la extirpación de los genitales a un hombre de 50 años. Al parecer, el hombre usó durante años un método de infiltración agresivo con objeto de aumentar el tamaño del pene en mayor medida. Pero esto hizo que desarrollase una infección severa que después resultó ser cancerosa y que dio lugar a la práctica de una cirugía urgente con el resultado de la extirpación de los genitales.

Según un portavoz del Hospital de Bangkok esta intervención ha sido “la cirugía genital más grande que nunca hemos hecho, y fue necesaria en vista del estado que presentaba el cáncer”.

Desde este centro sanitario han realizado un llamamiento a los hombres para que eviten este tipo de prácticas, que suele llevarse a cabo en varias clínicas del país, pues las infecciones derivadas de estas prácticas pueden suponer un grave peligro para la salud.