José Luis Cordeiro: ¡Viva Cuba Libre!

- ¡Por favor, deme un “Cuba Libre”! 

Autor en La Habana. 

- ¿Quiere su “mentirita” con o sin limón? 

Camarero del restaurante cubano. 

Visitar la Cuba actual es una experiencia indescriptible. La Cuba profunda es una isla realmente hermosa pero miserablemente pobre, llena de contradicciones, mitos y penurias. Para comenzar solo hay que decir que el salario promedio mensual es el equivalente de aproximadamente 15 dólares estadounidenses. ¡Sí, leyó bien: 15 dólares al mes!

Cuba es una tierra de mitos, un país donde no hay democracia sino la “mitocracia” del único partido legal: el Partido Comunista Cubano. El comunismo ha destruido lo que una vez pudo haber sido la “isla del mar de la felicidad”. Cuba pasó de ser uno de los países más prósperos de Latinoamérica (con un ingreso por habitante similar al de Argentina, México y Venezuela en 1950) para convertirse en el país más desdichado del continente. Hoy el ingreso por habitante en Cuba es solo comparable con el de Haití. Los cubanos se mueren por salir de su isla sin libertad, mucho más que los haitianos. Cientos de “balseros” cubanos siguen arriesgando su vida para escapar de ese “mar de la felicidad” descrito por el discípulo castrista Hugo Chávez.

Los hermanos Castro, después de más de medio siglo de revolución, mantienen la dictadura más perversa que haya visto el mundo occidental. Ni Hitler, ni Stalin forzaron la salida del 20% de la población de sus respectivos países. Pero Fidel y Raúl Castro lo lograron: ¡actualmente más de dos millones de cubanos viven fuera de Cuba!

Oficialmente en Cuba hay salud para todos, pero no hay medicinas y los hospitales no tienen ni sábanas en las camas. Cuba tiene alimentación para todos, pero los niños no reciben leche desde los siete años y los adultos solo pueden comer un cuarto de kilo de carne al mes (cuando hay leche o carne con las libretas de racionamiento). Cuba aparentemente es una potencia deportiva, pero sus deportistas se mueren por salir y no regresar nunca más a esa dictadura. Cuba supuestamente tiene buena educación, pero los estudiantes universitarios no tienen libros ni acceso libre a Internet.

Los cubanos le dan el nombre de “mentirita” a su bebida nacional, pues entre dientes dicen que Cuba no es “libre”. Cuba es básicamente el último país comunista del mundo, junto a Corea del Norte, con un gobierno aferrado a la miseria de la revolución comunista.

Como dicen los propios cubanos, en voz baja: “¡Viva Cuba Libre… Muera la Revolución!”. 

www.cordeiro.org