Identificados los 14 fallecidos en el incendio de un taller de discapacitados

(foto archivo)

Los 14 fallecidos en el incendio de un taller para discapacitados de la ONG católica Cáritas en la localidad de Titisee-Neustadt, en la región de la Selva Negra (sur de Alemania), han sido identificados, anunció hoy la policía local.
Se trata de diez mujeres con distintas discapacidades de 28 a 68 años y tres hombres impedidos de 45 a 68 años, así como una monitora del centro de 50 años, que fallecieron intoxicados por la fuerte humareda causada por el fuego, cuyo origen aún se investiga, explicó el portavoz policial.

Según los primeros indicios recabados por la policía, el incendio se desató ayer sobre las 14.00 horas (13.00 GMT) a raíz de una explosión en un almacén del edificio, una gran y moderna instalación de dos pisos y semisótano junto a una zona boscosa.

La alarma antiincendios del taller saltó automáticamente y desencadenó una operación “dramática” y “complicada”, según fuentes policiales, por la naturaleza de los afectados.

Al lugar del incendio, a 40 kilómetros de la ciudad de Friburgo y en el estado federado de Baden-Württemberg, acudieron mas de 300 efectivos del cuerpo de bomberos y personal sanitario de las localidades cercanas.

Las fuerzas de seguridad destacaron que la rápida actuación de los bomberos, que trabajaron con máscaras y equipos de oxígeno, permitió rescatar con vida a numerosos discapacitados y trabajadores atrapados en el interior del edificio, que estaba envuelto en una densa humareda.

“Hemos tenido que actuar con personas que por naturaleza no reaccionan de manera racional”, dijo Karl Heinz Schmid, portavoz de los bomberos, para explicar la complejidad de la operación de rescate.

Añadió que muchos de los trabajadores del taller, algunos de ellos con discapacidades múltiples, reaccionaron con pánico y total desorientación ante el incendio, que pudo ser controlado unas dos horas después de iniciarse.

El taller de Cáritas fue fundado hace unos 30 años para dar trabajo a discapacitados psíquicos y físicos de la región, aunque el edificio afectado era de reciente construcción.

Este centro laboral de carácter benéfico se dedicaba a trabajos en madera y metal, pero también a montajes eléctricos técnicos que eran realizados por los discapacitados bajo la supervisión de monitores especializados. EFE