Pequeñas fracturas pueden ser grandes señales de osteoporosis

(foto archivo)

El remodelado óseo es un proceso natural del cuerpo por medio del cual unas células denominadas osteoclastos degradan el hueso viejo, mientras que los osteoblastos regeneran el tejido. El desbalance entre dichas células puede desmineralizar la estructura ósea, proporcionándole esa textura porosa característica de la osteoporosis.

El estrógeno es esencial para mantener ese equilibrio celular durante el recambio óseo. El déficit de esta hormona al llegar a la menopausia acelera la resorción de hueso, además de dificultar la absorción de calcio y la formación de hueso nuevo, por lo que las mujeres después de la menopausia son mucho más propensas a presentar osteoporosis. El médico internista Gregorio Riera comentó que el deterioro de la microestructura del sistema óseo puede pasar desapercibido, hasta que se manifiesta por medio de una fractura.

Pequeñas fracturas, generalmente en la columna, muñeca, o costillas, durante actividades cotidianas como flexión o ligeros impactos, pueden ser los principales síntomas de desmineralización ósea. El doctor Riera añadió que: “40% de las fracturas vertebrales pasan inadvertidas, convirtiéndose en grandes factores de riesgo, ya que el paciente más que presentar dolor agudo, simplemente siente una ligera molestia en el raquis a nivel dorsal o lumbar.

El galeno comentó que las fracturas de cadera representan una de las mayores causas de sufrimiento durante esta enfermedad, por tratarse de un área que compromete el movimiento de gran parte del cuerpo. Es esta una de las complicaciones que afecta la independencia física, pudiendo ocasionar hasta la muerte en pacientes ancianos.

Medicamentos como el ácido zoledrónico de 5mg representan una opción para el tratamiento del déficit de calcio y densidad en el sistema óseo, por su acción protectora ante fracturas vertebrales y no vertebrales. “Se trata de una molécula que, además de estar indicada para todos los pacientes que tengan riesgo de fracturas por osteoporosis, garantiza la adherencia a la terapia ya que se administra una vez al año vía endovenosa”, aclaró el galeno.

El también nefrólogo, explicó que la alimentación y la actividad física son fundamentales sobre todo entre los 8 y 14 años, que es cuando el cuerpo humano logra formar el 80% del pico de masa ósea. “Hay dos cosas vitales: el calcio, para mantener la mineralización del hueso; y la proteína, esencial en mantener la estructura muscular ideal para la estimulación del crecimiento óseo”, concluyó.