Charito Rojas: Se hunde el Tichavic

“Dame tu corona, Cristo, dámela, que yo sangro, dame tu cruz, cien cruces, pero dame vida, porque todavía me quedan cosas por hacer por este pueblo y por esta patria, no me lleves todavía, dame tu cruz, dame tus espinas, dame tu sable que yo estoy dispuesto a llevarlas, pero con vida, Cristo, mi señor”. Hugo Chávez, en una misa de acción de gracias en Barinas, a su regreso de Cuba en abril de 2012.

El Comandante ha obligado al país a presenciar su lenta agonía, al no retirarse responsablemente de la contienda presidencial del 7-0. Su enfermedad viene evolucionando desde junio del 2011, al parecer en forma irrefrenable a juzgar por los intensos tratamientos y las continuas desapariciones del enfermo del escenario público.

Pero así como él tiene derecho a enfermarse y ausentarse para recibir ayuda médica, el país tiene derecho a un Presidente en funciones y a conocer la verdad sobre su estado de salud, un hecho que impacta severamente la estabilidad de cualquier gobierno.

Hizo un notable esfuerzo en la campaña electoral, cónsono con su empeño de permanecer a toda costa en el poder, y le vimos sudando, bufando, retirándose de eventos sin dirigir discurso alguno porque se sentía mal, llegando incluso a reconocer que no se encontraba en buenas condiciones y que por eso no podía caminar. Anduvo en carroza, descansó días de por medio mientras su contendor caminaba pueblo por pueblo. Pero contando con la maquinaria de la administración pública y el apoyo irrestricto de todos los poderes, además de una petrochequera sin límite de gasto, pudo ganar con abusivo ventajismo las elecciones.

Pasado el 7 de octubre, sus apariciones esporádicas hacen pensar que está “desinflado” después de ese esfuerzo suicida. Esta ausencia se nota claramente: solo se le ha visto en dos cadenas y un acto de gobierno, una rueda de prensa después de las elecciones y el resto han sido contactos telefónicos con el canal del estado o con eventos gubernamentales. Ni siquiera el twitter lo ha utilizado: mientras en septiembre en plena campaña envió 36 tweets, después de las elecciones sólo ha enviado 4, todos el mismo día 1 de noviembre. Desde entonces, silencio total.

Once días sin verle la cara al Presidente y de pronto, cuando los rumores sobre la salud arrecian, la Asamblea Nacional recibe una comunicación pidiendo permiso para irse a Cuba, desde el 27 de noviembre y como siempre, sin fecha de regreso. El texto de la solicitud justifica así la petición: “cuando se cumplen seis meses de haber concluido la última terapia recibida, se me ha recomendado iniciar un tratamiento especial consistente en varias sesiones de oxigenación hiperbárica que junto a la fisioterapia siguen consolidando el proceso de fortalecimiento de la salud que he venido experimentado”.

Los médicos consultados dicen que este tratamiento se aplica en el caso de pacientes con cáncer para aliviar las lesiones o “quemaduras” producidas por los tratamientos de radioterapia. Es decir, no es tratamiento para el cáncer mismo sino para los efectos secundarios de los tratamientos. Y según criterios médicos, el tratamiento hiperbárico no ha demostrado consistentes resultados. Algunos dicen que el agua bendita es mejor.

Para la hora en que escribo este artículo no ha habido cadena de despedida en Maiquetía ni información alguna sobre si el Presidente ya partió para la isla de su padre Fidel. Todo es parte del secretismo insólito como se trata un asunto que debe ser del dominio público.

Pero los candidatos oficialistas a las gobernaciones son los más perjudicados. Por más que se digan “el corazón de Aragua”, el “corazón de Guárico” o del Táchira, lo cierto es que por sí mismos no mueven ni a su familia. La ausencia del comandante como portaaviones los perjudica pero a cambio de eso actúan como gobernadores en ejercicio, usurpando funciones públicas y entregando viviendas, inaugurando obras y sistemas de transporte público, apoyados sin vergüenza por ministros, gobernadores en ejercicio y otros funcionarios que son desplazados para darle protagonismo ilegal a los candidatos del chavismo.

Nuevamente la salud del Presidente está sobre el tapete, desplazando esta vez de la noticia a la campaña electoral regional. Y nuevamente los rumores vuelan sobre Venezuela. Aún el Comandante no se ha juramentado para el período 2013-2019, lo cual hará el 10 de enero del próximo año.

La sucesión inquieta profundamente a los revolucionarios, que saben de la ausencia de un líder con la ascendencia y poder mediático del enfermo mandatario. Y a la oposición una repentina falta total del Presidente podría agarrarla desprevenida, distraída como esta en la campaña electoral para las elecciones del 16-D.

Según la Constitución, serán faltas absolutas del Presidente: su muerte, su renuncia o su destitución decretada por el Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarada como tal por la Asamblea Nacional; así como la revocatoria popular de su mandato.

Las faltas temporales del presidente son suplidas por el vicepresidente ejecutivo hasta por 90 días, prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional por 90 días más. Si la ausencia se prolonga más de noventa días consecutivos, la asamblea decidirá por mayoría si debe considerarse que hay falta absoluta.

Si el Presidente fallece, renuncia o es destituido durante los primeros cuatro años de su mandato, le corresponde al Vicepresidente Ejecutivo de la República asumir el mando mientras se convocan y celebran nuevas elecciones. Si la falta definitiva del Presidente se produce en los últimos dos años de mando, el Vicepresidente Ejecutivo asume los años faltantes para completar el período.

Ante la falta absoluta de un presidente electo por votación que no haya asumido aún el cargo oficialmente, el presidente de la Asamblea Nacional asume la Presidencia de la República mientras se convocan y celebran nuevas elecciones en los 30 días posteriores al deceso del mandatario electo.

Así que aunque suene lóbrego, Maduro y Diosdado están dándose empujones en primera fila.

A quienes dudan que el hombre está muy enfermo les digo que ni la mente más retorcida inventaría un cáncer. Así como ninguna mujer y menos una de perfil público, inventaría algo tan vergonzoso como una violación. Como dice Serrat: “la verdad tiene un solo problema: no tiene remedio”.

Aquí entre nos

*A estas alturas de la campaña, los números en Carabobo están peleados por razones que paso a contar: 1) Hay un gentío de la oposición que se va de viaje antes de las elecciones. 2) Aunque el numero de abstencionistas ha bajado ostensiblemente, estos son de oposición: los revolucionarios van a votar, así sea remolcados. 3) La campaña de Ameliach se ceba en la ambición de los mercenarios de la política, de los contratistas de cualquier gobierno, de los que viven de las dádivas del gobierno. 4) Ameliach ha captado al antisalismo, a aquellos que alegan el continuismo de la dinastía en el gobierno. 5) El Pollo Salas sabe de la resistencia que tiene sobre todo en las clases alta y media y ha centrado su campaña en los barrios, disputando el voto popular y hasta rojito, con su indubitable carisma.

*Acepté concurrir, junto a la diputada María Corina Machado a un acto de mujeres para promover el voto. Siempre he opinado que los periodistas no debemos estar con ningún gobierno sino al lado del pueblo, en la acera del frente. Y así lo manifesté. La diputada no llegó a la cita y me vi con la responsabilidad de asumir la defensa del voto, no por el Pollo, sino por la única opción ganadora de la democracia. Todas las consideraciones acerca del gusto personal por Salas, por su gobierno, son maníes al lado de la gran meta que es preservar los bastiones de oposición como muro de contención ante avanzadas tan peligrosas como el estado comunal. El voto como única arma y voz, el voto como protesta contra el gobierno, el voto como presencia activa frente a los abusos es lo que solicité invocando la dignidad frente a un candidato oficialista que nos amenaza con no terminar el Metro si él no gana. Ameliach ha sido por 10 años diputado por Carabobo y ni siquiera asistía a las sesiones; mucho menos inició acción alguna para favorecer a su estado. No hay razón alguna para pensar que ahora sí lo va a hacer como Gobernador. Y como dije, ya le ajustaremos las tuercas al Pollo en los próximos 4 años.

*La amistad de Ameliach con Chávez se remonta al 27 de noviembre de 1992, cuando en medio del intento de golpe de estado, el entonces capitán junto a un grupo de soldados intento tomar la cárcel de Yare para liberar a los alzados del 4 de febrero. Fracasaron y se devolvieron por donde vinieron, sin levantar mucho polvo, por eso Ameliach llegó calladito a mayor. Cuando ganó Chávez, Ameliach colgó su uniforme y se lanzó a la Constituyente apoyado por el kino de su agradecido Comandante, al que trató de sacar de Yare.

*Valencia está crucificada por problemas mayores, gracias a la ineficiencia de la Alcaldía para resolver problemas como la recolección de cerros de basura que infestan las calles; huecos paridos en todas las vías; un Metro paralizado desde hace 3 años; agua contaminada y racionada. Edgardo Parra no repite, pero los nombres que se oyen para sustituirlo son de terror: peor el remedio que la enfermedad.

* Y los apagones, programados o no, son diarios, hasta de 12 y 14 horas. Y cómo no va a ser así si en Planta Centro funciona sólo una de las cinco unidades. La unidad V está fuera del Sistema Eléctrico Nacional desde 1998 y cuando la arrancaron en 2003 un incendio se tragó la inversión de 7 millones de dólares. La Unidad I está en mantenimiento y los cubanos que trabajan allí están tratando de arrancar la unidad IV. Así que de los 1.500 megavatios que debe generar Planta Centro sólo está enviando 300. Seguirá la oscurana tercermundista.

* Nuestro flamante campeón de esgrima Rubén Limardo, quien acaba de sumar otra presea dorada en competencia internacional en Noruega, sigue penando para cobrar lo que le adeuda el Ministerio de Deporte: 10.000 bolívares le deben los mala paga.

Hasta el próximo miércoles.

[email protected]

Twitter:@charitorojas