Review: Samsung Galaxy SIII

“Diseñado para humanos”, es una de las premisas de Samsung y su Galaxy SIII, que está ya en las vidrieras de sus tiendas en Venezuela (desbloqueado) y que debería llegar a la canasta navideña de las operadoras a un precio bastante competitivo. Luego de casi tres semanas probando el dispositivo, ya estamos listos para dar un veredicto.

Por: Arnaldo Espinoza | @Naldoxx

POR FUERA

El Galaxy SIII impresiona la primera vez que lo ves. Es grande -para los estándares de teléfonos, aunque no inmenso como la serie Note- y uno no se acomoda al tamaño de su pantalla a primera vista (luego entiendes que necesitas una pantalla así de grande). Pero lo que más impresiona es su delgadez y su peso. Aunque volumétricamente sea tan aparatoso, es muy liviano. Cabe perfectamente en el bolsillo de un jean de hombre aunque no debería calzar tan fácilmente en una cartera de mujer.

El punto débil es el plástico: Para un teléfono de lineas finas, curvas elegantes y peso imperceptible, el acabado deja algo que desear. El plástico de la tapa trasera es fácil víctima de las rayas. En ese aspecto, a los coreanos les falta algo de Jonny Ive. Claro, no se hicieron las pruebas de stress requeridas y que cuando inquirimos a una de las responsables de las comunicaciones de la empresa en Venezuela, Tulia Monsalve, causó ESTA REACCIÓN.

POR DENTRO

Su procesador Quad-Core hace que muchas aplicaciones carguen más rápido que en iPhone, como el caso de Angry Birds Star Wars (1.7 vs 2.1 segundos). Claro que, si comenzamos a “adornar” el teléfono con “periquitos”, la cosa cambia. Los Widgets consumen muchísimos recursos e, intuitivamente, no es sencillo ver que programas están corriendo en segundo plano para detenerlos. Pero el teléfono y Android son inteligentes al minimizar su uso. Luego de instalar los widgets de Flipboard (en mi opinión, el único verdaderamente útil), Twitter y Youtube, los tiempos de carga se emparejaron (contra un iphone con 45 aplicaciones en su sistema).

Android en Venezuela no es un punto fuerte: Sí, sus apps suelen ser gratis pero, ¿Cómo se compran las pagas? Mientras en el pa´s hay decenas de tiendas que venden las tarjetas prepagadas de la iTunes Store
Pero donde Samsung acierta es en su versión de Android. Lo hace más amigable e incluso… querible. Aunque el Galaxy viene pre-cargado con muchas aplicaciones específicas de la marca que NUNCA vamos a usar, su empeño gráfico merece aplausos por estar a la altura. La contraparte es que, alguno de sus features tardan en salir: La detección ocular para graudar el brillo de la pantalla tarda en aparecer (llegué a parecerme a Tusán tratando de hipnotizar el teléfono). Igual sucede con S-Voice, la respuesta de Samsung a Siri. Si bien se empeñaron en hacerlo más natural que la solución de Apple, las preguntas compuestas no son su fuerte.

PUNTOS FINALES

iPhone 4S (izquierda) vs Samsung Galaxy SIII (derecha). La foto fue tomada desde el mismo lugar en la Levi’s Store de Sambil-Caracas

Un teléfono estéticamente agradable con detalles de acabado y una cámara bastante buena para tomar fotos (se comporta incluso mejor que el iSight de la iPhone 5) y un flash que perfectamente pasa por linterna. Una batería que dura todo el día y que se porta bastante bien en el modo “Ahorro de energía”. Probado con dos operadoras (Digitel y Movistar) suele dar mejor calidad de voz que el iPhone aunque, en muchos casos, no es mejor recibiendo datos (fluctúa más entre redes que ningún smartphone que haya probado). Como al país vendrá sólo su versión 3G (por ahora), puede suponer un buen ahorro de dinero para los compradores. Si usted está pegado a un iPhone, tal vez no vea la necesidad de cambiarse, pero si viene de otros Android, éste es el teléfono para usted. También es un buen teléfono de transición si viene de Blackberry.

FINAL: 3.9/5