Corto y Picante: Las Tres R, Round Robin Rojo, por @fariasjoseluis

Mientras el Comandante anda en Cuba de “oxigenada” en “oxigenada”, cuchicheando con Fidel, la falsa izquierda y la derecha endógena, cuchillo entre los dientes y cara pintada, se aprestan a disputarse la herencia. Maduro pide respeto a la “derecha” (endógena) para con la vida del Presidente. Cabello se hace el paisa.

Jose Vicente media entre las partes, quiere seguir siendo “útil” a la revolución. Cosas veredes Sancho.

Los “paracaidistas” sufren la ausencia del Amo. Solo en trance de ejemplo: muchos son los lugares de Aragua en los que El Aissami no ha podido hacer campaña, simplemente porque Isea y sus huestes no se lo permiten. Que amargo es el dulce.

Los atajaperros entre ministros y demás altos funcionarios son moneda corriente. Giordani fue enviado al dogaut disque por razones de salud, Merentes sonríe por su triunfo parcial ante el Monje. Cadivi vs Sitme. Maduro asume la vice-presidencia sin soltar la Cancillería. No es fácil.

Si esto ocurre en las alturas del poder, imaginen por un momento cómo andan las cosas aguas abajo entre la sargentería en los ministerios, institutos, empresas del Estado, gobernaciones y alcaldías.

El asunto es complejo, difícil de despachar su comprensión con la óptica de la disputa ideológica entre la “falsa izquierda” y la “derecha endógena”, ni con el lente simple de una división entre civiles y militares. Pues la lucha interna del chavismo no es un problema ideológico, aunque así quieran disfrazarla. Ni mucho menos una cuestión de uniformes o no, con los “militares” hay más de un civil y con los “civiles” hay más de un militar. Se parece más a lo que en alguna ocasión el viejo Marx llamó “lucha entre pandillas”, cuyo rasgo dominante en ellas es su voracidad por continuar asaltando el tesoro público. Alguna mala noticia desde el “mar de la felicidad” pudiera “agudizar” las contradicciones y llevarlas a un “round robin” rojo a ver quién se queda con el botín.