Los 10 juguetes más polémicos de la historia (FOTOS)

Cualquier padre se siente tranquilo cuando ve jugar muy entretenido a sus hijos con esa decena de juguetes que adornar su cuarto. Cualquiera pensaría que es preferible que los menores echen a volar la imaginación de esa manera que quizá, estar fuera de casa aprendiendo otras cosas, o bien, distrayéndose con contenidos no aptos para ellos y que se encuentran en internet o en la televisión.

El problema radica en que lo que parece ser inofensivo, no lo es del todo y lo que creemos es un simple muñeco, en realidad podría ser algo más. Recientemente, varios padres de familia de los Estados Unidos han alzado la voz en contra de la empresa Toys “R” Us y sus muñecos trillizos denominados “You and Me”.

Como dice impre.com, estos muñecos tienen la habilidad de hablar, aunque la que está vestida de rosa lo hace de una manera, por así decirlo, impropia, ya que dice groserías en inglés, entre ellas Crazy Bitch y otras más subidas de tono.

Varios padres han solicitado retirar el producto del mercado y más ahora que se acercan las épocas decembrinas, pues no desean que sus hijos entren en contacto con éstas, aunque la tienda ha salido a desmentir la versión, argumentando que son pocas las quejas recibidas y que en realidad se trata de una confusión, pues en realidad se tratan de balbuceos y no de palabras altisonantes.

 

No es la primera vez que sucede un escándalo así derivado de un juguete que parece perder lo inocente. Recordemos a el bebé glotón, un muñeco español diseñado para que las niñas “pudieran amamantarlos”.

La empresa Berjuan, responsable de su producción, recibió centenares de quejas por parte de los padres, quienes pidieron sacarla de las tiendas, ya que consideraron al muñeco un objeto obsceno.

Hace unos años, varias personas en Reino Unido se quejaron e intentaron poner una querella en contra de un muñeco del personaje de comics, Hulk, al cual lo encontraban físicamente desproporcionado y exagerado de musculatura, lo cual podría hacer que los niños construyeran un concepto erróneo acerca del cuerpo masculino.

En Australia, hubo una muñeca que causó el horror entre los padres de familia, pues en su cuerpo podían observarse varios tatuajes, así como piercings.

 

Otra muñeca que no fue vista con buenos ojos fue una tipo Barbie con burka, la cual fue utilizada en una subasta a favor de diversas ONG’s, gesto que no todo mundo aprobó.

En China, hace algún tiempo a alguien se le ocurrió fabricar en serie muñecos de Sadam Hussein y Osama Bin Laden, que podían cantar y bailar y que fueron enviados a territorio israelí. El gobierno de aquel país terminó por prohibirlos, pues lo consideraron como una provocación.

Hace unos años, Mattel dio mucho de qué hablar cuando lanzó a Midge, una amiga de Barbie que estaba embarazada. El que una muñeca diera a luz no fue del agrado total de un sector de padres que aún consideran estos temas como un tabú, mientras que otros aprovecharon para “especular” si Ken, el novio eterno de la muñeca rubia, era el padre del bebé.

 

Con el fenómeno en que se convirtió Harry Potter, una empresa de juguetes decidió sacar al mercado la famosa escoba Nimbus 2000, en la cual los pequeños podían subirse y para darle mayor realismo, el juguete vibraba. Ante dicho efecto que es asociado a juguetes sexuales, la retiraron de las jugueterías.

 

En la década de los 70, Mattel creó una nueva muñeca llamada Skipper, quien en efecto, era la hermana de la famosísima Barbie. Skipper representaba a una niña que atravesaba por la pubertad y que con tan sólo girarle uno de los brazos, sus pechos crecían. Esta fue una de las primeras controversias con la que esta empresa tuvo que lidiar.

 

 

Golliwogg doll fue un muñeco muy popular de los años 60 que surgió precisamente de un cuento que lleva el mismo nombre; en un principio, se le consideró racista, por lo que tuvo que salir del mercado. Aunque varias veces se intentó volver a ponerlo a la venta, no pudo deshacerse de aquella polémica.