¡Encuestas y zapatos! por @maggidilena

Los venezolanos nos hemos caracterizado por ser bien particulares en donde quiera que nos paremos. Obviamente, no podía quedar por fuera el mes que según el Calendario Maya marca una transformación planetaria, este diciembre de 2012. En los primeros días decembrinos ya estamos leyendo encuestas y siendo invadidos por una especie de ciclón publicitario de zapatos. Si, no leyeron mal, zapatos, es increíble la cantidad de publicidad que nos rodea sobre este articulo que usan todos los miembros de cualquier familia en el lugar del mundo que sea. ¿Quien no usa zapatos? A veces, me pregunto si es que detrás de esa feroz oferta de los mejores precios y con las más cotizadas figuras del medio del espectáculo, esta un mensaje subliminal. ¿Será que nos quieren decir que al venezolano se le conoce por los zapatos?, y que por tanto debe cuidarse de llevar los mejores!.. puede ser! No en vano, a la generación de mi padre le lustraban los zapatos en casa todo acomodadito en una cajita con las cremas y paños especiales para eso, “ay mijito, cuidado con salir a la calle con los zapatos sucios o desgastados”, ¿quien no ha tenido o tiene una abuela que haya dicho eso alguna vez?. Bueno, por otro lado leemos de cara a los comicios regionales, lo de siempre, lo de costumbre en diciembre pues, encuestas que van y vienen, números, apreciaciones, opiniones, entrevistas, en fin, aquí todo el mundo explica estudios estadísticos y variables ya agotadas para las pasadas elecciones, pero igual opina hasta el gato de la casa. Ahora, tratando de unir estas dos ideas, cuando estaba pensando sobre que escribir esta vez para compartirlo con ustedes, pensé que lo positivo puede ser algo como así: apartemos esa pasión que nos caracteriza al hablar sobre el tema político, y más bien enfoquemos esa energía en ir caminadito a votar, ¿que tal si entonces utilizamos los zapatos limpiecitos o nuevos, y cumplimos con  votar el próximo 16?, no importa si aún no tenemos los de última moda, colores fuertes o neutros, lo que importa es que a nuestros familiares, amigos, vecinos, conocidos, el señor que maneja el taxi y a “Raimundo y todo el mundo” le digamos que se pongan sus zapatos y vayamos a votar. Estoy convencida que el voto vence todos los demonios, incluso los que no existen  y que holográficamente nos han hecho creer. Nada es tan fuerte como para no ser vulnerable a la expresión más genuina, el voto directo y secreto. El reto de esta época final de año, es haber cumplido tareas, y creo que este año nos han tocado tres en común a todos los ciudadanos hábiles para votar, nos queda una, la del 16D.  Nada más y nada menos podremos elegir a quienes nos gobernaran de aquí a cuatro años en nuestros estados, eso por cierto, no se contempla en el denominado Estado Comunal, del cual hemos hablado en oportunidad anterior, allí se dice que prácticamente por ovación sus lideres serán escogidos. ¿Ellos también se pondrán nuestros zapatos?

 

Maggi Di Lena