Juan Carlos Sosa Azpúrua: Espejismo azul

¿Por qué  es tan difícil este momento histórico? La respuesta reside en la causa del problema. En 1990 Venezuela se volvía el país emergente más atractivo del mundo.

El gabinete de CAP fue el más brillante que presidente alguno haya tenido; y se respetaba la autonomía de PDVSA, así como los criterios de excelencia que le permitieron medirse como igual con las mejores corporaciones del planeta.

La clase media se fortalecía y las oportunidades de desarrollar los más vastos sectores económicos iban a constituir la palanca para levantar a los sectores populares, permitiéndoles insertarse en la sociedad dignamente y con genuina esperanza de prosperidad.

Pero esta nueva realidad implicaba corregir la correlación Estado  – petróleo y sociedad que de llegar a feliz término, hubiese implicado el desmoronamiento del Petroestado y su remplazo por un gobierno menos entrometido en los asuntos privados, capaz de financiarse con el trabajo productivo de los individuos que encarnan la sociedad y un sector petrolero rico en inversiones multidisciplinarias que serían una locomotora económica.

Para lograrlo, había que desmontar el clientelismo y disminuir los subsidios, poniendo a competir a todos los agentes del mercado. Pero esto no lo toleró la élite política y económica, que se combinó con la mezquindad y el resentimiento de personajes ilustres para tumbar a CAP y regresar al status quo donde ellos eran los reyes de sus comarcas protegidas. Allí anclaron el barco del destino, y secaron el mar.

¿Y qué pasa hoy?

Piden a gritos un capitán para que suba el ancla, pero no entienden que el barco está enterrado y no hay agua.

Hay que escapar del barco y volar por los aires, pero eso cuesta…y aquí se prefiere la comodidad, aunque sea navegando las aguas azules y pacíficas de un espejismo.

@jcsosazpurua / www.jcsosa.com