Chernobyl sigue dando dolor de cabeza a Greenpeace

Foto: Archivo

La central ucraniana de Chernobil, donde la explosión de un reactor originó la peor catástrofe nuclear de la Historia en 1986, verá su alimentación eléctrica reducida el jueves debido a sus deudas, lo cual provocó el miércoles la preocupación de Greenpeace.

El grupo energético privado AES Kievoblenergo anunció en un comunicado estar “obligado a restringir la alimentación eléctrica para algunas instalaciones de la central de Chernobil”.

La central, que permanece bajo vigilancia desde el cese en el año 2000 de su último reactor operativo, acumuló una deuda de más de 600.000 euros para su consumo de electricidad, según la misma fuente.

Se cortará la electricidad para los garajes de la central y “algunos otros locales” a partir del jueves y hasta el reembolso de su deuda por parte de la central, precisó a la AFP el portavoz del grupo Anastasia Iliasevitch.

Interrogada sobre si esta decisión no ponía en peligro la seguridad de Chernobil, donde se encuentran todavía importantes cantidades de combustible nuclear y de desechos radioactivos, Iliassevitch respondió que la central era “responsable de su propia seguridad”.

La ONG de defensa del medioambiente, Greenpeace, se mostró sin embargo preocupada por estos cortes.

“No habrá catástrofe global”, declaró Vladimir Chuprov, un responsable de Greenpeace-Rusia, citado por Interfax. “Pero hay lugares vulnerables donde puede haber problemas”, añadió.

La explosión del reactor número 4 de la central de Chernobil, cerca de las fronteras con Rusia y Belarús, había contaminado buena parte de Europa, sobre todo a Ucrania, Rusia y Belarús, entonces repúblicas de la URSS.

El reactor accidentado fue cubierto rápidamente por un sarcófago de hormigón, que hoy está fisurado. Las obras están en marcha para construir una nueva capa hermética para disminuir la amenaza de radiactividad.

AFP