Presidente egipcio vuelve al palacio tras protesta

El presidente egipcio regresó el miércoles a su palacio cairota aunque centenares de manifestantes siguen acampando frente a la mansión un día después de una enorme manifestación que dio nuevos impulsos a la exigencia opositora de que el líder islamista derogue los decretos que le otorgan poderes extraordinarios.

La crisis política ha dividido al país: por un lado se encuentran Morsi, su Hermandad Musulmana y sus aliados islamistas, mientras que en el otro se halla una oposición integrada por grupos juveniles, partidos liberales y una gran participación del sector público. Y ambas partes han indicado que no cederán.

(foto AP)

Animados por la concurrida asistencia a la protesta del martes, la oposición, mayormente secular, realizó varias reuniones el martes por la noche y el miércoles por la mañana para decidir los próximos pasos en el enfrentamiento que comenzó el 22 de noviembre, cuando un decreto de Morsi lo dejó por encima de toda supervisión, algo que empeoró cuando los aliados del mandatario elaboraron un proyecto de constitución sin participación alguna de los liberales y los cristianos.

Los activistas dijeron que los líderes de la oposición analizaron si hacen campaña a favor del voto negativo en el referéndum constitucional del 15 de diciembre o piden su boicot.

Los líderes de la Hermandad Musulmana de Morsi han pedido a la oposición que dialogue con el líder islamista, aunque los manifestantes sostienen que el diálogo carece de sentido a no ser que el presidente rescinda primero su decreto y retire el proyecto constitucional.

Morsi se encontraba en el palacio presidencial de Itihadiya cuando la mansión fue rodeada por decenas de miles de manifestantes que entonaban consignas parecidas a las de la revuelta del 2011 que derrocó al mandatario Hosni Mubarak.

El mandatario abandonó el edificio por una puerta trasera, pero un funcionario presidencial dijo que volvió a trabajar el miércoles. El funcionario habló a condición del anonimato por no estar autorizado a dialogar con la prensa.

Mientras tanto, unos 300 partidarios de la oposición acamparon el miércoles frente a la entrada principal del palacio para exteriorizar sus demandas. Morsi, que ganó por estrecho margen la presidencia en los comicios de junio, sus colaboradores y visitantes utilizan de ordinario otras entradas. AP