La nueva dinastía: la aristocracia del corazón

Detrás del boato, el glamour y las sonrisas de los novios en una boda real hay historias de amor y desamor, entrega, renuncias y complejas relaciones de Estado. El libro “Bodas reales” recoge, en una cuidada edición, los aspectos más bellos de los enlaces de los futuros herederos europeos al trono.

Inma Tapia/EFE

La revista ¡Hola! y la editorial Lunwerg han colaborado en la edición de “Bodas reales. Una generación irrepetible”, un volumen en el que se refleja, indican, cómo se cierra “una histórica etapa” y comienza “una nueva dinastía: la aristocracia del corazón”, al desaparecer las alianzas matrimoniales en favor del sueño romántico.

Historias de cuentos de hadas en las que jóvenes plebeyas encuentran a su príncipe azul. Herederos que han luchado por amores que parecían imposibles y que han cristalizado en relaciones duraderas y fructíferas. Entre todas ellas, la pionera, Grace Kelly, abrió el camino de las cenicientas del siglo XXI.

Solo tres de las actuales princesas pertenecían antes de su matrimonio a familias aristocráticas: Matilde de Bélgica, Sofía de Liechtenstein y Stéphanie de Luxemburgo, la última en desposarse y de la que no ha habido tiempo de incluir fotografías de la ceremonia.

El libro refleja con todo lujo de detalle imágenes de los anillos de compromiso, de los ramos de novia; recogidos, tiaras y lágrimas de felicidad, algunas incluso de novios que, contraviniendo todas las reglas del protocolo, rompieron a llorar en el altar, como Federico de Dinamarca.

Bélgica, Dinamarca, España, Holanda, Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco, Noruega, Reino Unido y Suecia un capítulo para cada heredero al trono que finaliza con un apartado de bodas históricas en el que se realiza un repaso, a veces en blanco y negro, a los enlaces de sus padres y familiares.

La boda de los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, es la más destacada. Cuarenta páginas dan cuenta de los momentos más significativos del enlace, del beso más casto de los cuantos se ha visto en el balcón de los recién casados y de los ilustres invitados con los que compartieron ese día.

Tras ellos, la boda entre el entonces príncipe Juan Carlos de España y la princesa Sofía de Grecia tiene un lugar especial, así como los enlaces de las dos hermanas del príncipe Felipe, las infantas Elena y Cristina.

El libro concluye con otros enlaces reales que han atrapado la atención del mundo, como el de los emperadores de Japón y los príncipes Naruhito y Masako; el rey de Marruecos, Mohamed VI y Salma Bennani; Hussein y Noor de Jordania o los actuales reyes Abdalá y Rania, para finalizar con la del monarca más joven del mundo el rey de Bután Jigme Khesar Wangchuk y Jetsun Pema.EFE