La suerte de los feos, los bonitos la desean

Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos encontró una explicación de porqué los hombres feos logran conquistar a mujeres bonitas: todo se debe a su falta de autocrítica, dicen.

Según los investigadores, los hombres que carecen de atributos físicos de belleza a menudo suelen creen que son mucho más atractivos de lo que realmente son.

Y eso incrementa la confianza en sí mismos y los impulsa a actuar.

Según el estudio, publicado en Psychological Science, más que una simple ilusión, esta percepción distorsionada es “un mecanismo evolutivo importante” en la conservación de la especie.

Como explica Carin Perilloux, del departamento de psicología del Colegio Williams de Massachusetts quien dirigió el estudio, “en el proceso de conquista un hombre puede cometer dos errores”.

“O piensa: ’¡Guau, esta mujer realmente está interesada en mí!’ y ella no lo está, lo cual puede ser motivo de vergüenza o un golpe a su reputación. O ella realmente está interesada pero él pierde la oportunidad” dice la investigadora.

“Es decir, pierde una oportunidad para aparearse, lo cual tiene un alto precio en términos de éxito reproductivo”.

Los investigadores llevaron a cabo experimentos con 96 varones y 103 mujeres universitarios que fueron sometidos a lo que en el mercado de las citas se llama speed dating (cita veloz), en la cual el individuo sostiene tres minutos de conversación con cada una de cinco parejas potenciales.

Percepción errada

Antes de los encuentros relámpago los participantes se clasificaron a sí mismos y a sus parejas potenciales en una escala de belleza y revelaron el grado de interés que tenían en sostener una relación sexual con éstas.

Después de la cita, calificaron a las parejas según varios criterios, incluidos su apariencia y la posibilidad de tener una relación sexual con ellas.

Los resultados mostraron que los hombres que buscaban una relación sexual de corto plazo tenían más probabilidad de sobrestimar el interés que las mujeres tenían en ellos.

Los hombres que se creían más atractivos de lo que realmente eran también percibieron un mayor interés de las mujeres en ellos, lo cual no necesariamente era cierto.

Sin embargo, los hombres a quienes las mujeres consideraban más atractivos no tenían esa visión distorsionada.

Y en cuanto más atractiva era una mujer, mayor posibilidad de que un hombre sobrestimara el interés que ella mostraba, dicen los investigadores.

Por otro lado, las mujeres tendían a subestimar el interés de los hombres.

Estudios anteriores ya habían mostrado que muchos hombres tienden a sobrestimar el interés que despiertan en las mujeres.

Sin embargo, tal como señalan los científicos, estas percepciones distorsionadas son importantes para asegurar el éxito reproductivo de un individuo y, consecuentemente, la supervivencia de la especie.

Con información de BBC Mundo