Habilitan en Vargas rutas para asistir a recibimiento de Diablos danzantes

 

 

Con la finalidad de facilitar la asistencia al acto de bienvenida de las once cofradías de los Diablos Danzantes de Venezuela que llegarán este sábado, a las 2:00 de la tarde, al terminal internacional del Aeropuerto de Maiquetía, la Gobernación del estado Vargas habilitará 4 autobuses que prestarán el servicio gratuito desde el pueblo de Naiguatá y desde la plaza El Cónsul, de Maiquetía.

“Estas unidades van a cubrir una ruta circunvalada, es decir, que van y vienen a cargar más pasajeros, tanto antes del acto de bienvenida como después de éste”, dijo Jesús Vizcaíno, presidente de la Fundación para el Desarrollo Cultural del Estado Vargas (Fundacev).

Vizcaíno señaló que en el acto de recibimiento, en el cual estarán presentes autoridades del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y de los gobiernos regional y municipal, destacará la participación de los Diablos Danzantes de Tarmas, de la parroquia Carayaca, cuya cofradía no fue incluida en la declaración de patrimonio inmaterial, anunciada ayer jueves.

“Los diablos de Tarmas cumplen con todos los requisitos exigidos por la Unesco, lo que pasó es que ellos tuvieron un tiempo desarticulados, entonces hemos venido sosteniendo un trabajo ellos, dictando talleres con los diseñadores de máscaras del pueblo, junto a los miembros de la cofradía, y hemos venido destinando recursos para que esta organización se fortalezca y podamos lograr que entre dentro de la declaración hecha por la Unesco”, dijo Vizcaíno.

Aseguró que la intención de la gestión de Jorge Luis García Carneiro es ayudar al pueblo de Tarmas a que fortalezca y recupere en su totalidad esta tradición que, de antemano, es considerada patrimonio cultural de Vargas.

Durante la tarde de este viernes, se realizó en Naiguatá una misa de acción de gracias al Santísimo Sacramento del Altar en la iglesia de Pueblo Arriba, de la cual partió una “diablada” que recorrió cerca de cinco altares en distintos puntos del pueblo, donde los diablos danzantes, al ritmo del tambor, agradecieron la declaratoria de la Unesco que los incluyó como patrimonio inmaterial de la humanidad.

En esa localidad varguense se encuentra una de las once cofradías declaradas como patrimonio inmaterial. La expresión cultural de los diablos danzantes, que data del siglo XVII, también se registra en Chuao, Turiamo, Cata, Cuyagua y Ocumare de la Costa, Aragua; Patameno y San Millán, estado Carabobo; Tinaquillo, estado Cojedes; San Rafael de Orituco, estado Guárico, y Yare, estado Miranda.

En todas esas localidades, el día de Corpus Christi, salen los diablos a bailar frente al Santísimo Sacramento para simbolizar el triunfo del bien sobre el mal.