Ludwing Moreno: El negocio álgebra electoral

El día 05 de diciembre pudimos ver la noticia de Eugenio Martínez en El Universal, donde se nos anuncia que el “CNE habilita 409 mesas adicionales para el 16D”

Detalla la nota los estados que requerirán de la mayor cantidad mesas nuevas, casualmente Miranda y Zulia, y explica además que deberán ser conformadas por miembros de reserva, pues en su momento no fueron sorteados miembros para las nuevas mesas. La justificación para introducir esas mesas adicionales -según acota el conocido reportero y asiduo defensor de la transparencia del sistema electoral- es la presencia de 186.369 extranjeros con pleno derecho a sufragar (suponiendo que se hubieren respetado los extremos de ley para otorgarles la cédula de identidad).

Y es que en efecto, al dividir esa cantidad de electores extranjeros, entre la cantidad de electores que usualmente hay en una mesa de votación, 455 aproximadamente, pues obtenemos como resultado 409 nuevas mesas necesarias para que los extranjeros voten (186.369 electores divididos entre 455 electores en cada mesa, da como resultado 409 mesas, compruébelo usted mismo!).

Perfecto, ¿verdad? La realidad, sin embargo, es que en nuestro país somos unos verdaderos demócratas y aunque en lo personal tengamos cierta preferencia por lo nuestro, no existen ni la xenofobia, ni el racismo. La mejor prueba de ello es que los extranjeros no tienen centros especiales para votar, sino que se mezclan de la manera más absolutamente homogénea e imperceptible con la población criolla. Como consecuencia de esto, esa cantidad de 186.369 extranjeros está incorporada en los 17.421.946 electores que en total están llamados a sufragar el 16 de diciembre, representando tan sólo el 1% del padrón.

Ya que los extranjeros están extensamente esparcidos de una manera tan equitativa en el REp, representan entonces el 1% de cada mesa, y como asumimos el promedio por mesa en 455 electores, podemos decir –sin temor a duda- que en cada mesa habrán de 4 a 5 extranjeros que no votaron el 7 de octubre, pero sí lo harán el 16 de diciembre. Esta es una cantidad irrisoria y fácilmente manejable para los ya conformados miembros de mesa sin tener que aplicar en lo más mínimo una modificación a la logística.

Puede entonces alguien explicar cómo es que se justifica habilitar 409 nuevas mesas, cómo es que los supuestos representantes de la oposición lo permiten, cómo es que esto sucede a una semana de las elecciones y cómo es que el reportero que tiene más experiencia en noticias electorales no se toma la molestia de revisar este simple cálculo, antes de echar a rodar por el país una noticia que se replicó en toda la prensa regional? Hasta cuándo puede permitirse una población ser arriada –y estafada- como borregos por un sistema electoral controlado? Qué pasa por la cabeza de los candidatos a gobernaciones? Si no pueden revisar un cálculo tan sencillo, cómo es que pretenden ser garantes de los dineros públicos? No tuvieron vergüenza cuando permitieron el fraude del 7 de octubre, ni nos defendieron cuando fuimos obligados por este CNE violatorio de la constitución y su Pran República, a interminables colas discriminatorias para poder “ique-votar”. No se pronunciaron sobre las múltiples demandas de nulidad introducidas por ante el TSJ, “para no producir abstención” pero ahora nos muestran que les da flojera agarrar una calculadora de bolsillo y sacar una simple cuenta para darle “un parao” a esta sed de expansión del CNE… 409 máquinas TOTALMENTE INJUSTIFICADAS desde el punto de vista electoral, sólo pueden tener una finalidad: más fraude! YA BASTA!