Ventas de repuestos se quedan sin cinturones de seguridad

Una semana atrás quedaban abollados en las estanterías, y ahora se venden como pan caliente. Los cinturones de seguridad se convirtieron en el tesoro más buscado de los conductores desde que se desplegó, el pasado lunes, el operativo Cero Tolerancia para obligar su uso, informa La Verdad.

Aunque en los últimos cuatro días el Zulia lidera en el país las cifras de choferes sancionados por no cumplir con la normativa con 444 boletas de citación, de acuerdo al Cuerpo Técnico de Vigilancia del Transporte Terrestre, tal parece que los marabinos intentan apegarse a la ley al invertir en la compra y adaptación del dispositivo en los autorepuestos.

Fedor Gámez, dueño de Autorally Periquitos y Repuesto, ubicado en la avenida Delicias, recibe, desde el lunes, de ocho a diez personas diarias en búsqueda de los cinturones de seguridad cuando antes pasaba semanas sin vender uno. “La demanda es grande, ayer se me agotaron todos. Los más buscados son el par para los asientos delanteros”.

Al incrementarse la demanda, disminuye la oferta. Los proveedores, explicó, no poseen la capacidad de cubrir las solicitudes de los diferentes comercios de autorepuestos. Gámez ordenó 500 cinturones universales, y sólo le despacharon 80 la semana pasada. Hace cuatro días reiteró el pedido, y aún no recibe respuesta.

Igual le ocurrió a Ana Rada, encargada de Auto Periquitos Urdaneta, instalado en la misma avenida.  “No se basa en la cantidad que podamos adquirir, si no en lo que ellos tienen para ofrecernos. Pedimos normalmente 300, y recibimos entre 40 y 90″.

Al comercio ingresaron, el pasado miércoles, 90 broches de seguridad y al día siguiente se vendieron 60.  En Inversiones El Triunfo, al final de la calle 90, el panorama es similar. En dos días se agotaron los cinturones disponibles y desconocen el tiempo en el que volverán a obtenerlos, así como el precio de venta. Estiman un próximo aumento.

Costos de la ley

Casi la mitad de un sueldo básico requieren los choferes para comprar y adaptar el cinturón de seguridad a sus vehículos. El universal, que no se recoge solo, es comercializado entre 135 y 140 bolívares cada uno en la venta de autorepuestos, mientras que el automático en 180. A esto se le agregan los 80 de instalación, y la suma para adaptarlo a los seis puestos de los carros antiguos alcanza los 920 mil bolívares al decidirse por la opción más económica.

Otros comercios se aprovechan de la normativa y venden en 380 bolívares el par y 150 por la instalación.  Fernando Pirela, encargado de la adaptación en repuestos Urdaneta,  señaló que los carros por puesto son los más difíciles debido a su fuerte desgaste.  “Todavía no atendí ninguno, pero ya tuve problemas con los antiguos modelos Century y Montecarlo de particulares”.

La instalación, explicó, es sencilla: se basa en quitar y colocar nuevas tuercas. Los vehículos viejos dan más trabajo por su oxidación o porque desde su fabricación no cuentan con el dispositivo, y debe buscarse una parte en buen estado para abrir un hueco a la base.

Incrementan la vigilancia

La Policía Nacional Bolivariana se desplegará a partir de este viernes en las principales arterias del país, incluyendo la Lara-Zulia. Rafael Villegas, comisario jefe de Tránsito Terrestre, detalló que 800 oficiales, 200 patrullas y 300 motocicletas velarán por la seguridad integral de la ciudadanía.  En el Zulia se delegarán desde el límite con Mene Mauroa en Falcón hasta El Venado en Lara.

Más de 20 mil sanciones por incumplir la norma

Luis Fernández, viceministro del Sistema Integrado de Policía, durante una entrevista en Venezolana de Televisión, informó que en todo el país la aplicación de multas ascendió a 21 mil 877 durante 2012 por incumplir con el uso del cinturón de seguridad. Zulia, Táchira, Falcón, Vargas, Carabobo y Distrito Capital son los estados más multados del país.

Recordó que el uso del cinturón está en la normativa vigente desde el 2008, y es responsabilidad del conductor emplearlo como un elemento de seguridad, pues el 90 por ciento de los accidentes suscitados en el país son producto de su descuido.