Evo Morales asegura que Bolivia ha sufrido una transformación económica “profunda”

El presidente boliviano, Evo Morales, ha asegurado hoy que “hemos empezado a hacer cambiar Bolivia” y que en los últimos años se ha producido una transformación económica “profunda” en el país, gracias, entre otros, a las nacionalizaciones y a la “lucha del pueblo boliviano”.

Morales ha pronunciado estas palabras en el estreno europeo de la película documental “Insurgentes”, que se ha celebrado en un céntrico cine madrileño, y en la cual el director boliviano Jorge Sanjinés rememora la lucha de los indígenas comenzando con el cerco a la ciudad de La Paz en 1781.

El presidente boliviano realiza este fin de semana una visita de carácter no oficial a Madrid y Barcelona, durante la que se ha entrevistado, en esta primera jornada, con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y en la que también se verá con la comunidad boliviana residente en España.

El presidenta boliviano ha sido vitoreado tanto a la entrada como en el interior del cine por algunos de sus compatriotas, quienes le gritaban “Evo, amigo, el pueblo está contigo!”

En sus palabras a los asistentes al estreno, Morales ha puesto como ejemplo del “profundo cambio” por el que pasa el país, el hecho de que en 2005 el 95 por ciento de las transacciones económicas se realizaban en dólares, mientras que ahora “el 75 por ciento se hace en bolivianos”.

A su vez, Morales ha reconocido que “no se están resolviendo todos los problemas” por los que pasa el país y que es “imposible resolver todas las demandas, pero el pueblo boliviano sabe que hay avances importantes”.

Tras opinar que los “movimientos sociales” siempre “han sido nuestra fuerza”, ha destacado el hecho de que “algunos sectores sociales sólo quieren para ellos, no piensan en Bolivia”.

El presidente boliviano, por otro lado, ha opinado ante los asistentes -que le han interrumpido con aplausos en varias ocasiones- que los servicios públicos básicos, como por ejemplo el agua o la luz, no puede estar en manos privadas.

A este respecto se ha preguntado: “¿cómo puede ser que la vida misma (en referencia al agua) sea un negocio?”.

Por último, ha apuntado que la “lucha” del pueblo indígena boliviano que se refleja en el documental, debe servir para “refrescar la memoria” y que todo el planeta “trabaje, luche, gobierne para buscar la unidad, dignidad e igualdad”.

En su entrevista con Rajoy, el jefe del Gobierno español ha garantizado a Morales, que su país seguirá siendo una prioridad de la política española de cooperación al desarrollo, según han informado a EFE fuentes del Ejecutivo.

Rajoy y Morales se han reunido este mediodía en el Palacio de la Moncloa, en el marco de la visita no oficial a España del mandatario boliviano, que le llevará mañana a Barcelona.

En el encuentro, ambos presidentes han repasado las relaciones entre ambas naciones y la situación general en Latinoamérica, y también han tratado la posible colaboración con Bolivia para mejorar sus relaciones con la Unión Europea.

Asimismo, han constatado la buena relación con las empresas españolas que han invertido en el país suramericano.

El encuentro entre Rajoy y Morales se produce en plena crisis económica en Europa y con las oportunidades que ofrece América Latina para conseguir salir de la recesión.

Además, se celebra después de que el presidente boliviano cancelara el encuentro que ambos tenían previsto mantener en Cádiz el pasado mes de noviembre con motivo de la cumbre iberoamericana.

A este respecto, en su intervención previa al estreno de “Insurgentes”, Morales ha señalado que “problemas de tiempo” por algunos “compromisos”, le impidieron acudir a este encuentro.

En su visita no oficial de este fin de semana, Morales se reunirá con la comunidad boliviana residente en España, compuesta por unos 150.000 ciudadanos con permiso de residencia.

Mañana domingo, en Barcelona, se reunirá con movimientos sociales en el marco de la feria “Comunicando el cambio”, un encuentro organizado por su Gobierno en el que explicará los resultados de su gestión y los ejes de su política interna y externa. EFE