Chávez no corre el riesgo de morir en el quirófano, según Marquina

Sus diagnósticos pesimistas sobre el estado de salud del presidente Hugo Chávez lo convierten en el blanco de críticas por parte del oficialismo y de la oposición. Se trata de José Rafael Marquina, un médico venezolano residenciado en La Florida (Estados Unidos).

Por Nataly Angulo V. / Maracaibo / [email protected]

La confiabilidad de sus informaciones eran cuestionadas, hasta que sus pronósticos comenzaron a cumplirse y el anunció del sábado del jefe de Estado de que debe ser operado por cuarta vez por el cáncer que padece lo avala.

El médico venezolano dijo que el mandatario sufría fuertes dolores de espalda, que su expectativa de vida era de entre 18 y 24 meses y que tendrían complicaciones para terminar un nuevo periodo presidencial.

“No busco nada a cambio”, aclaró Marquina en entrevista con La Verdad.

- ¿Cuál es el diagnóstico del presidente Chávez?

- Un sarcoma en el tejido muscular, que responde al tratamiento quirúrgico. No existe tratamiento de radioterapia y quimioterapia efectivo contra este tipo de enfermedad. Ese es el diagnóstico.

- ¿Hubo errores en el diagnóstico?

- El tumor inicial cuando fue diagnosticado ya tenía absceso, eso indica que al momento de la primera cirugía ya tenía evidencia de que iba a hacer metástasi. Parte del problema fue que primero fue diagnosticado erróneamente como un absceso infeccioso y después se dan cuenta que era un tumor y tuvieron que hacer otra cirugía. Después, vino el tratamiento de quimioterapia, cuando le debieron haber dado es radioterapia. En febrero, aparece una nueva recurrencia en la glándula suprarrenal pero ya en ese momento tenía una pequeña metástasis a nivel hepático. La enfermedad de Chávez fue manejada con mucha irresponsabilidad.

- ¿En qué lugar tiene el sarcoma?

- Es a nivel de la pelvis en el músculo que se llama Psoas. Ese fue el tumor inicialmente. Ahora, tiene infiltración del tumor en la parte de la espina dorsal. Esa es la razón de la cirugía, porque puede tener una compresión del cordón espinal. Por eso la urgencia de la cirugía, necesaria porque le va a aliviar los dolores de espalda.

- ¿Cuándo es la cirugía?

- La cirugía, supuestamente, es esta noche (ayer) o mañana. Si no se la hacen rápido corre el riesgo de que tenga una compresión del cordón espinal y quede paralítico.

- ¿Cuáles son los riesgos que se corren en una operación como la del Presidente?

- Es una operación riesgosa, no de muerte, la muerte sería algo imprevisto. Te puedo garantizar y descarto que muera en la cirugía.

- ¿Cuánto tiempo tarda en recuperarse de la operación?

- Siete o 10 días. Es probable que venga a la toma de posesión el 10 de enero.

- ¿El tratamiento que Chávez recibe es el adecuado?

- Fue una cadena de errores. Primero, lo diagnostican con un cáncer de colon. Después, se determinó que era un sarcoma, sin saber el tipo, pero a la par comenzó a recibir un tratamiento para cáncer de colon, un tratamiento equivocado. No le dieron la radioterapia. En Cuba no tienen la experiencia para manejar este tipio de enfermedades, es un tumor sumamente raro. Debe ser tratado en Venezuela o el MD Anderson en Houston, Estados Unidos.

- ¿Qué esperanza de vida tiene un paciente con el diagnóstico que usted está dando?

- Desde el momento que le hacen el diagnóstico tiene entre 18 y 24 meses de vida. A él le dieron el diagnóstico en junio de 2011. Pero producto de los esteroides y de los errores del tratamiento, esas expectativas se reducen tres o cuatro meses. Estaríamos hablando de que no tiene una expectativa mayor de abril de 2013.

- ¿Es irreversible?

- No tengo la menor duda.

- ¿Afectó la campaña su recuperación?

- Chávez se hace una tomografía en junio de este año, que evidenció que no tuvo ni mejoría ni agravamiento de la enfermedad. Esto hizo que siguiera en la campaña. Vimos al final que tuvo limitaciones y que los actos eran de dos o tres horas producto del dolor que yo venía advirtiendo y por lo que tanto me criticaban. Chávez recibía dosis altas de Fentanino, un analgésico más potente que la Morfina. Otro de sus grandes problemas es que para que pudiera aguantar la campaña recibió dosis altas de esteroides, lo que hizo que se precipitara más la enfermedad. Ahora el Presidente tiene metástasis en diferentes sitios y no existe ningún tipo de tratamiento factible. Todos los tratamientos a este punto son experimentales, son destinados a calmar el dolor.