Corto y Picante: “La Falsa Izquierda vs la Derecha Endógena”, por @fariasjoseluis

Los últimos anuncios de Chávez no pueden ser vistos con la simpleza de considerarlos solo gestos de manipulación electoral.
A partir del agravamiento de su enfermedad, se han debido dar algunos signos de crisis interna, de disputa por quién sería el heredero que lo indujeron a asumir la recomendación de Lula de escoger su sucesor.

Para lo cual, nada mejor que el consejo de los hermanos Castro. Chávez regresó de Cuba a poner orden en el mundo rojo designando de una vez por todas a Nicolás Maduro como heredero por ser el hombre de confianza de los cubanos. A diferencia del Teniente Diosdado quien jamás se ha bañado en el mar de la felicidad.

Pero en su desespero por imponer su voluntad, Chávez se sale de la Constitución. Se le ve la costura al afirmar que en caso de alguna “circunstancia sobrevenida” que lo inhabilite para ejercer el cargo, Maduro no sólo terminaría el período sino asumiría el “nuevo período”.

Se equivoca, Chávez. Esa no pasa. Al finalizar un período presidencial cesan también en sus cargos todos los funcionarios por él designados, incluido el vice.

El Presidente, así sea reelecto, igual debe asumir el 10 de enero para designar el nuevo gabinete, incluyendo al vicepresidente. No puede hacerlo antes del inicio de su nuevo período, como pretende Chávez, sino al momento de asumir de nuevo el Coroto. Si por una mala pasada del destino, él no asumiera el 10 de enero, lo cual equivaldría a falta absoluta, sólo podría suplir ésta el presidente de la Asamblea Nacional, así se interpreta de la Constitución. Esto lo sabe muy bien Diosdado.

Con el anuncio de Chávez la Falsa Izquierda (Maduro) gana el primer round a la Derecha Endógena (Diosdado), pero no ha ganado la pelea. Recuerden que en diciembre pasado Chávez propuso que Soto Rojas debía continuar al frente de la presidencia de la AN y Diosdado se coleó por los palos.