Alga con dolomita ayuda a que arrecifes sean más resistentes a acidificación

Un grupo de científicos australianos descubrió que la presencia de la dolomita en las algas coralinas contribuyen a que los arrecifes sean más resistentes a la acidificación de los océanos, según un estudio divulgado hoy.

“Lo que queremos destacar es que antes de nuestro hallazgo se creía que esta alga coralina estaba compuesta por magnesio, (un mineral) que es muy susceptible a la disolución”, dijo Merinda Nash, quien lideró esta investigación de la Universidad Nacional Australiana (ANU, siglas en inglés).

La experta explicó que las preocupaciones de los científicos se centraban en que esta alga coralina, que es clave en la construcción de los arrecifes y en la cohesión de los corales, iba a ser lo primero que se disolvería con el aumento del CO2, lo que afectaría negativamente en las estructuras de coral.

Pero los científicos de la ANU descubrieron que esta alga coralina tiene un componente extra, la dolomita, y que la tasa de disolución de entre seis a diez veces menos que la de los corales, según la cadena australiana ABC.

Si bien se trata de buenas noticias para la conservación de las algas, aún los corales corren el riesgo de ser destruidos por la acidificación de los océanos, que se produce por la absorción de los océanos del CO2 emitido por la actividad humana.

“La mejor analogía que puedo dar es que esta alga es como el cemento en las casas y los corales son los ladrillos”, indicó Nash a la ABC al insistir que una estructura de ese tipo no sería muy fuerte sin cemento, pero tampoco lo sería sin ladrillos.

La científica australiana también subrayó que muchos de los atolones de coral de las islas del Pacífico Sur con fuertes oleajes están protegidos por cadenas de montañas de algas coralinas que crecen precisamente en lugares en los que las olas golpean con mayor fuerza. EFE