Corea del Norte lanzó su controvertido cohete de largo alcance

AFP

Corea del norte lanzó este miércoles su controvertido cohete de largo alcance destinado según el régimen a poner en órbita un satélite pero que para buena parte de la comunidad internacional fue una prueba disfrazada de misil balístico, indicó el ministerio de Defensa surcoreano.

El cohete “ha sido lanzado”, dijo a la AFP un portavoz del ministerio, sin dar más detalles.

El gobierno japonés, que según un vocero considera “intolerable” el lanzamiento, indicó que el cohete pasó por encima de la isla japonesa de Okinawa, pero precisó que no fue interceptado por la defensa antimisil nipona.

“Un misil que corea del Norte denomina ‘satélite’ (…) pasó por encima de Okinawa a las 10h01. No activamos ninguna intercepción”, explicó el despacho del primer ministro japonés.

La agencia surcoreana Yonhap, citando una fuente gubernamental, indicó que el cohete había sido lanzado desde el centro espacial Sohae a las 09H51 am (00H51 GMT.

El lanzamiento se produjo al día siguiente de que la prensa surcoreana anunciase que Corea del Norte había retirado de la plataforma de lanzamiento el cohete a punto de ser lanzado.

“Parece que Corea del Norte retiró el cohete de la plataforma de lanzamiento para solucionar problemas técnicos”, había señalado agencia surcoreana, citando una fuente militar que se basa en el análisis de imágenes por satélite de la estación espacial de Sohae (noroeste de Corea del Norte).

El lunes, Pyongyang había prolongado una semana más la ventana de lanzamiento del cohete, previsto inicialmente entre el 10 y 22 de diciembre.

El régimen comunista afirmó que el cohete estaba destinado a poner en órbita un satélite civil de observación terrestre, pero una parte de la comunidad internacional denuncia un nuevo ensayo de misil balístico, algo que tiene prohibido por las sanciones votadas en el Consejo de Seguridad de la ONU en 2006 y 2009.

Los analistas especulaban que Corea del Norte apuró los preparativos para hacer coincidir el lanzamiento con el primer aniversario de la muerte, el 17 de diciembre de 2011, del hombre fuerte del régimen, Kim Jong-Il, al que sucedió su hijo Kim Jong-Un.

El precedente ensayo, en abril de 2012, se saldó con un fracaso.

La Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, había pedido la semana pasada a la OTAN y a Rusia que presionen a Corea del Norte para que renuncie a disparar el cohete.

“Estados Unidos está profundamente preocupado por el reciente anuncio por parte de Corea del Norte de que llevará a cabo un disparo de cohete”, dijo Clinton durante una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN y de Rusia en Bruselas.

Al día siguiente, la OTAN expresó su “viva preocupación” por el proyecto de lanzamiento. “El Consejo del Atlántico Norte (órgano dirigente de la OTAN) expresa su viva preocupación respecto a la intención declarada de Corea del Norte de lanzar este mes un cohete que use la tecnología de misiles balísticos”, indicó la alianza en un comunicado el miércoles pasado.

“Tal acto supondría una violación flagrante de las resoluciones 1718 y 1875 del Consejo de Seguridad de la ONU. Podría exacerbar las tensiones en la región y desestabilizar más la península coreana”, advirtió la alianza.
AFP