Diurético podría mejorar algunos trastornos del autismo

Un diurético podría atenuar la severidad de algunos trastornos del autismo, afirma un estudio de investigadores franceses publicado el martes en París.

El estudio se realizó con 60 niños, de entre tres a 11 años, afectados por autismo, incluyendo el síndrome de Asperger.

Los niños recibieron, por sorteo y durante tres meses, o bien un diurético (1 miligramo de bumetanida al día) para “reducir los niveles de cloro” en las células, o bien un placebo.

Los niños fueron seguidos durante cuatro meses. En el cuarto mes, no recibieron ningún tratamiento.

La severidad de los trastornos autistas fueron evaluados al principio del estudio y al final del tratamiento.

Pese a que el tratamiento no es curativo, se comprobó en las tres cuartas partes de los niños tratados una disminución de la severidad de los trastornos autistas, según los investigadores del Instituto Nacional de Salud e Investigación médica francés (INSERM).

Al fin del tratamiento, algunos de los trastornos volvieron a aparecer, según la investigación publicada en la revista “Translational Psychiatry”.

“Aunque no se puede curar la enfermedad, el diurético atenuó la severidad de algunos trastornos del autismo en la mayoría de los niños”, indicó Yehezkel Ben Ari, uno de los coautores del estudio, junto al psiquiatra infantil Eric Lemonnier, especialista de esa enfermedad.

Los especialistas señalaron en particular una mejora en la atención y en el contacto social.

Los investigadores, que señalaron la importancia de seguir profundizando su trabajo, subrayaron también la necesidad de evaluar el efecto a largo plazo de este tipo de tratamiento. AFP