En Tiempo Real: ¡Constitución y Unidad son el camino! por @carlosvalero08

Nuestro país está viviendo un proceso de transición política sobrevenido, ya que es completamente anormal que recién culminado un proceso electoral, en medio de una revolución “petrolera comunista caribeña”, haya un cambio en la dirección del proceso por problemas de salud diagnosticados hace más de un año. Revisando la historia tenemos el caso de Diógenes Escalante, maravillosamente narrado por Francisco Suniaga en su novela El Pasajero de Truman, cuando la enfermedad de un líder trajo al país graves consecuencias. Guardando las distancias históricas y contextualizando el momento político en el marco de un “proceso revolucionario”, es evidente que los problemas de salud del presidente van a tener enormes consecuencias en la política venezolana. Todo el vértigo de los acontecimientos debe aferrarnos con firmeza a la Constitución Nacional.

Por el momento, a causa de la salud presidencial, se adelantaron las elecciones presidenciales, que tradicionalmente se han realizado el primer domingo del mes de diciembre, se colocaron de forma aún más atípica las elecciones regionales el 16D, con un país de vacaciones, para que la movilización de las maquinarias partidistas sea determinante y donde es público y notorio que el PSUV, apoyado en el estado venezolano, tiene más capacidad de movilización que la oposición. Sin embargo, habrá que esperar porque la polarización política y la inminencia de un nuevo proceso electoral pueden llevar a que la oposición salga a votar masivamente y ello genere muchas sorpresas el 16 en la noche. De hecho, en el caso de Zulia y Miranda, donde he visto encuestas recientes, los números indican victorias relativamente cómodas de Pablo Pérez y Capriles, siempre que la gente salga a votar.

Otra consecuencia inmediata es la designación de un sucesor y de un modelo. Lo he dicho en anteriores oportunidades, Maduro es el delfín de los hermanos Castro, se crió, a diferencia de Chávez, en el seno de una familia de izquierda y contrario a los que lo menosprecian calificándolo de chofer, entró al Metro de Caracas como parte de un plan político de la ultra izquierda para apoderarse del sindicato de esa importante empresa. Creo que Maduro era el mejor candidato posible del chavismo y están equivocados los que piensan que ganarle una elección será pan comido. El efecto emocional de la enfermedad y el manejo propagandístico que el PSUV haga de los acontecimientos por venir, sumado a la estructura del Estado, el apoyo de los aliados internacionales y millones de dólares van a poner la vara alta en una eventual contienda electoral el primer semestre del 2013.

La oposición tiene varias tareas pendientes. En primer lugar, concentrarse en ganar la mayor cantidad de gobernaciones el 16D. En estos 5 días debemos intensificar el trabajo de organización y movilización, cada venezolano debería ser su propio jefe de campaña, tener anotados los nombres de las personas de nuestro entorno que votan el domingo y garantizar que lo hagan. Buena parte de la construcción de lo que se vaya a plantear en el futuro inmediato depende de los resultados del domingo.

Después está el tema de la escogencia del líder de la oposición con potencialidad de ser candidato. Es un error andar promoviendo candidaturas sin que se haya hecho un llamado formal a elecciones pero también es una ingenuidad no prepararse para una contienda en el primer semestre del año. El gobierno maneja toda la información y su estrategia dominante es sorprendernos con la convocatoria a elecciones de forma tan rápida que será inviable realizar primarias o algún proceso de escogencia que implique temas logísticos complejos. Salvo que ocurra una catástrofe el 16D, el liderazgo de @hcapriles se relegitimará y la oposición venezolana contará con una opción de mucha fuerza frente a una elección presidencial anticipada.

Hay que estar atentos a tres fechas que decidirán lo que ocurra en el corto y mediano plazo: como ya mencioné el 16D, luego tenemos el 5 de enero que debe nombrarse la mesa directiva de la Asamblea Nacional donde habrá que ver lo que ocurre con la presidencia de la Asamblea y por último, el 10 de enero, fecha en la cual tendría que juramentarse para su nuevo periodo el presidente electo.

Si bien el gobierno nos lleva una ventaja estratégica al tener toda la información, existen suficientes evidencias para definir líneas estratégicas y no seguir en el estado que describió Aveledo, cuando dijo que nos agarró una gripe sin pañuelo. Hoy más que nunca queda claro que la constitución y el sentido de unidad son el camino.

Carlos Valero

Los invito a interactuar por twitter a través de la cuenta @carlosvalero08