Esta ciudad ya devoró más de 700 montañas

Lejos de moverlas con fe, tal como reza el dicho popular, la constructoraPacífico China Construction Group invirtió 2.7 billones de euros para destruir y borrar de la faz de la tierra más de 700 montañas.

Acceso365

La inversión tiene como objetivo erigir la ciudad llamada Lanzhou Nueva Área en el árido paisaje de la provincia de Gansu.

Lanzhou se encuentra en el noroeste de China, en una parte menos desarrollada y altamente contaminadas del país, y ya se enfrenta a la escasez de agua para sus 3,6 millones de personas.

Los economistas se quejan de que simplemente no hay ninguna demanda de una nueva ciudad en esa parte del país y los ecologistas dicen que no tienen los recursos. Pero Pacífico rechaza esas críticas. “Nuestro estilo de desarrollo protector para desviar el agua a la zona, lograr la reforestación, y hacer las cosas mejor que antes”, dice un portavoz de la promotora.

La primera etapa del derrumbe de las montañas empezó en octubre y permitirá la construcción de un nuevo distrito urbano de casi 16 kilómetros cuadrados.

Sabe destacar que Lanzhou es la ciudad del país menos desarrollada de toda China y con más polución donde la Organización Mundial de la Salud la nombró como la urbe con el aire más contaminado de todo el país asiático debido a la extensa industria textil, de fertilizantes y en metalurgia, en la que basa su economía.

Los economistas se quejan de que simplemente no hay ninguna demanda de una nueva ciudad en esa parte del país y los ecologistas dicen que no tienen los recursos. Pero Pacífico rechaza esas críticas. “Nuestro estilo de desarrollo protector para desviar el agua a la zona, lograr la reforestación, y hacer las cosas mejor que antes”, dice un portavoz de la promotora.

La primera etapa del derrumbe de las montañas empezó en octubre y permitirá la construcción de un nuevo distrito urbano de casi 16 kilómetros cuadrados.

Cabe destacar que Lanzhou es la ciudad del país menos desarrollada de toda China y con más polución donde la Organización Mundial de la Salud la nombró como la urbe con el aire más contaminado de todo el país asiático debido a la extensa industria textil, de fertilizantes y en metalurgia, en la que basa su economía.