Un millón de brasileños se rinde a la tentación en sitio web para infieles

(foto archivo)

¿Aburrido de su matrimonio, poco sexo? A un año de su llegada a Brasil el famoso sitio web para encuentros extraconyugales Ashley Madison ya reclutó un millón de personas que buscan una aventura, convirtiendo a este país que venera la sensualidad en uno de los mayores mercados de esta empresa canadiense.

Presente en 24 países de todo el mundo, el sitio fue creado hace 10 años. En Estados Unidos tiene ocho millones de usuarios, seis en Canadá y un millón en Brasil, que tiene el crecimiento más explosivo en número de clientes y cantidad de dinero que se gasta en financiar las tentaciones que ofrece.

“El pueblo brasileño tiene una tendencia muy volcada hacia el placer, el sexo y la diversión”, explicó a la AFP Eduardo Borges, responsable del portal en este país sudamericano de 194 millones de habitantes y famoso por su samba, el culto al cuerpo y el destapado carnaval.

“Y eso se unió al gusto por la tecnología, a las ganas de comunicarse y a conocer más personas. Los brasileños son los que más utilizan Facebook, por ejemplo”, aseguró.

En Brasil se han juntado el hambre con las ganas de comer para dar lugar a esta ecuación exitosa que, según Borges, no promueve la infidelidad sino que ofrece alternativas para realizarla “de forma correcta”.

El ‘know how’ es precisamente en lo que Ashley Madison basa su llamativa publicidad, que recurre a famosos casos de infidelidad como el del ex presidente estadounidense Bill Clinton o el príncipe Carlos de Inglaterra.

“Empezamos en Brasil a fines de agosto de 2011. Mi expectativa era tener 500.000 usuarios en un año, pero llegamos a más de 800.000. Y vamos a cerrar 2012 con más de un millón, un crecimiento mucho mayor de lo que esperábamos”, añadió.

Con 17 millones de usuarios en el mundo, el sitio web facturará unos 120 millones de dólares en 2012, pero Borges rehusó revelar cuánto de ese dinero fue aportado por los brasileños.

“Brasil es el segundo mayor mercado en facturación”, explicó brevemente, añadiendo que antes de final de año esperan abrir una oficina en Sao Paulo, la primera fuera de Canadá.

“Brasil es la ‘niña de los ojos’ de Ashley Madison, el mercado con más crecimiento”, aseguró.

Para buscar pareja o aventuras fugaces hay gran variedad de sitios web en Brasil, donde también están presentes otros actores mundiales del sector como eHarmony o Second Love, otro especializado en relaciones extraconyugales.

Con unos 80 millones de usuarios de internet, el país sudamericano es uno de los líderes mundiales en el uso de redes sociales como Facebook o Twitter.

Amante garantizado o le devolvemos su dinero

El sitio nació pensado para las mujeres. Ellas no pagan nada por registrarse ni por establecer contacto con los varones, que son los que deben pagar para enviar correos, mensajes de chat, dibujar corazones o utilizar otras técnicas de seducción virtual.

Cada paquete de 100 créditos, que permite contactar a unas 20 mujeres en promedio, tiene un costo de 25 dólares.

Fotografías de torsos desnudos, rostros de mirada penetrante; adjetivos como “sensible y cariñoso, creativo y aventurero”: todos los recursos son válidos para hacer rendir la inversión.

“¿Me envías una foto?” es lo primero que pregunta el usuario ‘Guto’ cuando la AFP lo contacta. Dice ser casado desde hace 21 años y afirma que ingresó al sitio en marzo y que ya compró 4.000 créditos para buscar aventuras.

“Gasté más de lo que quería, pero ya conseguí algunos contactos. Hasta ahora he tenido dos encuentros de sexo casual, dos buenas experiencias”, contó.

Al cumplir un año en Brasil Ashley Madison lanzó el programa “amante garantizado”, para que cada persona que se registre tenga la seguridad de que tendrá una aventura. En caso de insatisfacción, se retorna la inversión.

“Hasta ahora nadie ha pedido que le devuelvan el dinero”, aseguró Borges.

David Benoliel, encargado regional del sitio, dice que “la aceptación en Latinoamérica, con 1,6 millones de usuarios, ha sido asombrosa, pese a que estábamos conscientes de que íbamos a encontrar muchos tabúes sociales y religiosos”.

Ashley Madison está en México, Colombia, Venezuela, Chile, Argentina y Puerto Rico, además de Brasil, donde un 70% de los usuarios son hombres.

Para los responsables de este sitio, una infidelidad es casi la receta perfecta para salvar un matrimonio desgastado, devolviendo la alegría a un cónyuge insatisfecho.

“Si algo falta en su matrimonio pero no quiere divorciarse, acá tiene donde encontrar lo que busca. No creamos la traición, sólo la mejoramos”, aseguró Borges. AFP