Empresas usan Puerto Cabello como almacén de mercancía

(Foto Afp)

El contralmirante Iván Pérez Ocariz, director general de la aduana de Puerto Cabello, responde sin titubear cada pregunta que se le hace. Sabe que sobre sus hombros recae una enorme responsabilidad porque el terminal marítimo mueve 70% de la actividad portuaria del país.

Tibisay Romero / El Nacional

—Hay denuncias sobre retardos en los procesos que se realizan en Puerto Cabello desde que su administración pasó a manos del Gobierno. ¿Qué están haciendo para que ser más eficientes ahora que Venezuela forma parte del Mercosur?

—En materia portuaria hay muchos actores que intervienen y todos confluyen en Bolivariana de Puertos desde que se hizo la reversión hace tres años. Hemos coordinado con el Seniat y Cadivi –que son los que operan en el puerto y tienen en sus manos la nacionalización de cada una de las cargas que llegan- para agilizar los procedimientos. También trabajamos en la articulación directa con agentes aduanales y consignatarios de manera que los documentos se presenten en los tiempos correspondientes, y tener esas cargas disponibles para ellos una vez que es nacionalizada la mercancía.

Ahora trabajamos para incrementar los despachos. Tenemos horarios más amplios para que quienes operen en el puerto y tengan responsabilidad con la nacionalización y extracción de la mercancía dispongan de más facilidades en las taquillas de Bolipuertos y en las áreas de despacho de cada almacén. Lo que estamos haciendo en esta temporada que comenzó en octubre –con la llegada de los productos navideños que es una zafra normal de esta época– es acelerar la salida de las cargas.

—También hay quejas sobre el tiempo que tarda nacionalizar las cargas y la falta de coordinación. Los importadores han solicitado a funcionarios de Cadivi, Seniat, del Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral y de la Guardia Nacional que trabajen conjuntamente.

—Nos estamos reuniendo con ellos. La ministra de Transporte Aéreo y Acuático, Elsa Gutiérrez, a través de sus enlaces ha dispuesto mesas de trabajo para los reconocimientos por parte del Seniat, Cadivi y Sanidad. Hay distintos tiempos que se deben manejar. Eso es lo que estamos tratando de articular con esos organismos para que todo salga mancomunadamente y los reconocimientos se puedan hacer al mismo tiempo.

¿Y han avanzado?

—Si, hemos logrado muchísimo. Conseguimos que en las mañanas pasen ambos funcionarios, del Seniat y Cadivi. Posiblemente el Insai no pueda pasar en ese momento, pero lo dejamos para la tarde.

—¿Cuál es el cuello de botella que se produce en el proceso de nacionalización de un contenedor que llega a Puerto Cabello?

—No hay ningún cuello de botella. Lo que hubo fue una desinversión desde hace 30 años en los puertos venezolanos. Si yo tengo un puerto que está acostumbrado a recibir una cantidad de carga y a despacharla, yo no puedo decir que ahora el puerto se quedó pequeño porque tiene más o menos carga.

Puerto Cabello fue diseñado para una cantidad de contenedores que no llegaba a 600.000 TEUS (siglas en inglés que se refiere a contenedores normalizados de 20 pies), movilizados al año. En 2011 el puerto movilizó 722.000 TEUS y este año tiene una proyección de más de 850.000. No existe un cuello de botella sino que hay una falla estructural por la falta de inversión durante 30 años. El puerto estuvo en manos de la gobernación que arrendaba los espacios a la empresa privada, pero ésta lo que hacía era utilizarlos para su propio beneficio y pagaba un alquiler al Instituto Autónomo de Puerto de Puerto Cabello, que era el regulador en materia portuaria.

Se requerían inversiones para la construcción de almacenes, pavimentación de los patios, construcción de vías, adecuación de carreteras, luminarias y eso no se hizo nunca. Incluso se necesitaban inversiones para maquinarias y grúas. Las que recibimos hemos tenido que repotenciarlas, pasar por un proceso de mantenimiento y adquirir nuevas. La ministra ha invertido más de 100 millones de dólares en maquinarias para todos los puertos venezolanos. Nosotros hemos adquirido más de 350 máquinas por compras directas de gobierno a gobierno con las empresas fabricantes, sin intermediarios, a precios más baratos. La maquinaria que recuperamos en el proceso de reversión la hemos entregado a sus antiguos dueños, las que no nos ha sido útil. El resto la están en repotenciación.

—Si Bolipuertos tiene que efectuar un operativo especial para agilizar la descarga es porque reconoce que hay congestión en el puerto.

—Es algo cíclico. En esta época siempre hay un mayor número de importaciones porque vienen los productos de Navidad, los juguetes. En otra época del año hicimos un operativo especial porque vimos que hubo una gran cantidad de compras. El congestionamiento no fue tanto por la parte de empresas del Estado sino por las privadas, sobre todo las de repuestos automotrices y ensambladoras. Estos patios están diseñados para una capacidad finita de contenedores. Dónde coloco contenedores si no tengo el espacio físico para hacerlo, así que cuando vemos que estamos sobrepasando esa cantidad hacemos los operativos. Muchos consignatarios toman el terminal de Puerto Cabello como un almacén.

—¿Los públicos y privados?

— Sí, públicos y privados, pero no es el deber ser. Debe ser un sitio de tránsito: llegó el buque, descargó y debe sacar la mercancía. Aquí hay mercancía en abandono legal como no tienes idea. Hay más de 700 equipos contenedores que no cumplieron los procesos correspondientes y están almacenados en nuestros patios y son espacios que se restan para el almacenaje de la mercancía que va llegando.

—Hay muchos reclamos por el congestionamiento automotor que produce el flujo de gandolas. Preocupa que el nuevo puerto vaya a estar justo en la entrada principal de Puerto Cabello.

—El tráfico de gandolas no lo vamos a poder evitar. Por ser este el puerto principal de Venezuela tiene una gran cantidad de tránsito terrestre. Sin embargo, una de las principales críticas que tuvimos cuando se planteó construir el nuevo terminal en el área de La Salina era por qué no ampliábamos este.

—¿Cuando el nuevo terminal quede listo clausuran este?

—No, no va a ser clausurado. Lo vamos a especializar en carga general, suelta y a granel. Va a quedar para ese tipo de carga. El otro va a ser de carga contenerizada. En La Salina estamos haciendo una entrada no por la vía de la avenida Bartolomé Salom, la principal de la ciudad, sino que vamos a enlazar con un distribuidor hacia El Palito para que de una vez las gandolas lleguen directamente al puerto a cargar y salgan por allí mismo. Esto va a descongestionar más de 80% de la carga que sale por aquí.

—¿Qué tanto aporta Bolipuertos a Puerto Cabello?

—Aportamos lo que nos corresponde por ley, que es 3% de los ingresos. Antes, cuando era Instituto Autónomo, le correspondía otro porcentaje. Incluso aportamos los impuestos a la Gobernación de Carabobo, como lo establece la ley que es el uno por mil. Además, contribuimos con la población porteña con infraestructura. Hicimos una avenida entre el distribuidor El Cangrejo hacia Dianca con recursos propios. Estamos haciendo un paisajismo en esa área del barrio El Polvorín. Hace tres meses concluimos la avenida que va desde el distribuidor El Cangrejo hasta el terminal turístico de Puerto Cabello. Estamos rehabilitando cuatro calles transversales que dan a la avenida Puerto Cabello. Colaboramos con el alcalde con la construcción de unos baños en el malecón. Es una responsabilidad nuestra el apoyo y el trabajo en conjunto con la alcaldía.

—La Cámara de Comercio de Puerto Cabello, a través de la Comisión Puerto-Aduana, les ha hecho recomendaciones.

—Generalmente asisto a esas reuniones. Ellos a veces emiten notas de prensa y hay un sentido de corresponsabilidad. Indudablemente no somos perfectos. Hay procedimientos que debemos mejorar. En esas reuniones hacen críticas constructivas a Bolivariana de Puertos, así como nosotros hacemos un llamado a los involucrados como el Seniat, Cadivi, Insai, porque todos participan en esas reuniones. Generalmente prevalece un sentido muy puntual de algunas novedades que se puedan estar presentando y que podemos fácilmente corregirlas con estrategias de trabajo.

—¿Cuba asesora la construcción del nuevo terminal de La Salina, a través de Puertos del Alba, como lo hace en La Guaira?

—Puertos del Alba es una empresa que está constituida con personal de Cuba. Ellos nos asesoran en la construcción del puerto de La Guaira e igualmente en el de La Salina, con su experiencia en esa área. Esas asesorías son con equipos multidisciplinarios e incluye personal de Puertos del Alba, ingenieros venezolanos y los del consorcio chino CHEC.

Por la eficiencia portuaria
Consultado sobre las labores que realizan desde Bolipuertos para alcanzar mayor eficiencia, Pérez Ocariz, director general del terminal marítimo de Puerto cabello, dijo que son importantes las inversiones que han hecho en maquinaria e infraestructura.

Agregó que en el puerto no usan las mismas instalaciones para hacer la ampliación como ocurre en La Guaira. “Estamos usando unos terrenos que eran propiedad de la sucesión Hemsen con decreto de recuperación. En esos terrenos, en La Salina, es donde estamos invirtiendo 520 millones de dólares –provenientes del Fondo Chino- para la construcción de un terminal de contenedores que tendrá una capacidad de movimiento de 1 millón de TEUS, comparable con lo que tiene el terminal de contenedores de Cartagena”, señaló.

Dijo que cuando inauguren las esclusas en el Canal de Panamá en 2014, y gracias al ingreso al Mercosur, podrán recibir buques “pospanamax”, que son de gran calado, en el nuevo terminal de contenedores de Puerto Cabello.

Llevan un avance entre 12% y 15% de los trabajos. En marzo comenzarán la construcción de las obras preliminares. “El consorcio China Harbour Engineering Company, con el que hicimos convenio, para julio de 2015 nos debe entregar el terminal”.

Iván Pérez Ocariz
*Egresó como licenciado en Ciencias Navales de la Escuela Naval de Venezuela en julio de 1987. Se graduó de ingeniero electrónico en el Iupfan en 1994. También es magíster en Ciencias y Artes Militares, 2007.

*Director general de Bolivariana de Puertos desde enero 2012. Ocupó la Gerencia de Operaciones; jefatura de Talento Humano y la Dirección de Informática de Bolipuertos. Fue comandante del Batallón de Comunicaciones de Infantería de Marina.